“Exijo justicia para mi hijo”, dijo Alejandra Mondaca, madre del niño de tres años que falleció tras quedar atrapado en un ducto de desagüe en una de las piscinas del complejo Parque Nacional Puyehue.

El 9 de febrero de este año, Mondaca visitó dicho lugar junto a sus tres hijos y su hermana menor, pero lo que comenzó como un día de relajo y esparcimiento, terminó de la peor manera.

La pesadilla comenzó cuando en momentos en que se disponía a reunir a su familia para marcharse, notó que Konrad, su hijo menor, no estaba.

Fue así que inició una frenética búsqueda para dar con el paradero del menor, de quien presumía que había sido secuestrado.

Sin embargo, lo peor ocurrió 40 minutos después, cuando personal que trabajaba en el complejo, le informó que su hijo había sido hallado en el sector de las piscinas y le estaban practicando maniobras de reanimación.

Según explica el parte policial de la 3era Comisaria de Osorno, el cuerpo del menor fue encontrado al interior del ducto del desagüe de la piscina por José Ojeda, uno de los empleados.

En este contexto, el abogado de la familia, Christian Berndt, señaló que presentaron una querella criminal en contra del Gerente General del Hotel Termas de Puyehue y Termas Aguas Calientes Ltda., y en contra de quienes resulten responsables del hecho.

Alejandra Mondaca, madre del niño fallecido, dijo que “no es posible que la piscina no tenga una rejilla en el ducto de desagüe, y que la gente que trabaja ahí no supervise que no haya gente bañándose antes de iniciar el vaciado del agua”.

/gap