Que un trastorno no suponga un peligro para la salud no significa que no deba ser tratado, ya que puede causar malestar indirectamente de muchas formas diferentes. Este es el caso de las enfermedades que afectan a los pacientes estéticamente, como el famoso vitíligo. Se dice que este trastorno, caracterizado por la aparición de manchas blancas en la piel, llevó a Michael Jackson a obsesionarse con su apariencia, abusando de los tratamientos blanqueantes, con las consecuencias que todos conocemos. Sin embargo, desde que la modelo Winnie Harlow se convirtió en imagen de la marca de ropa Desigual luciendo orgullosa sus manchas, disminuyeron notablemente los casos de discriminación a otras personas afectadas por la enfermedad.

Está claro que es importante que se dé visibilidad a este tipo de pacientes como personas normales, cuya vida no tiene por qué verse limitada por un trastorno estético. Por eso también es muy positivo el caso de Larry Gómez, un ciudadano de San Bernardino que ha pasado de ser el hazmerreír de sus compañeros de clase a convertirse en toda una estrella de Hollywood. Y todo ello con una enfermedad que lo transforma en algo parecido a un hombre lobo.

Desde que era un niño, Larry Gómez tuvo que ver cómo un vello grueso y oscuro crecía por todo su cuerpo hasta cubrirlo en un 98%. Esto le valió un gran número de burlas entre sus compañeros de clase, que lo calificaban despectivamente como “el hombre lobo” y le hacían el vacío en el colegio. Aquellas críticas podrían haber hundido a Larry; pero, lejos de deprimirse, decidió aprovechar su particular físico para llegar a Hollywood, donde protagonizó películas como la famosa Agua para Elefantes, protagonizada por Reese Whiterspoon y Robert Pattinson.

Larry Gómez, el hombre con el ‘síndrome del hombre lobo’

La causa de su apariencia es la hipertricosis, un trastorno genético que favorece el crecimiento desmesurado de vello por todo el cuerpo. Al contrario que otros trastornos similares, su origen no está en un desajuste hormonal, por lo que no existe una forma sencilla de tratarlo, más allá del uso de técnicas convencionales de depilación.

/gap