La resistencia cívica contra las políticas de Donald Trump se extiende y se fortalece. Muchos analistas y activistas se preguntan cómo confrontar al presidente, más allá de la indispensable tarea de los medios de comunicación, de la justicia, de los movimientos sociales y de los líderes políticos.

El humor irreverente, sarcástico e irónico emerge como una alternativa poderosa. Reírse del poder es movilizador, y ha sido un recurso a lo largo de la historia para detener los excesos autocráticos del poder desmedido. Los líderes excesivos, siempre, toleran muy mal el humor o los cómicos. No tienen sentido del humor, y su irritabilidad es una muestra de su autoritarismo.

Donald Trump ha dado buena prueba de ello. La cancelación, de su participación en la tradicional cena de la Asociación de Corresponsales de la Casa Blanca, es una muestra de su vulnerabilidad. Trump conoce su debilidad y no quiere exponerse. El Presidente pierde el control, parece, cuando se cuestiona -desde la irreverencia- su virilidad, su habilidad o su inteligencia.

Considera el humor -y a los humoristas- una verdadera amenaza a su autoridad, al ridiculizar su imagen, su personalidad o sus hábitos. El narcisismo del Presidente convive muy mal con la burla o la sátira, hasta el extremo de desbordar su agresividad temperamental o reaccionar de manera antidemocrática y sectaria como ha sucedido con el veto del portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, a CNN, The New York Times y Politico, y que ha provocado la respuesta solidaria de Time y AP.

Alec Baldwin, su némesis

La irritación del Presidente con los programas televisivos y radiofónicos que le caricaturizan y le imitan va en aumento. Y puede destapar una tempestuosa reacción en cualquier momento. Trump puede perder los nervios, al no ser capaz de aceptar las críticas que se basan en la mofa, la burla o la caricatura bufa.

El que más méritos ha ganado al respecto ha sido Alec Baldwin, del programa nocturno Saturday Night Live, quien interpretó a Trump por primera vez tras el primer debate presidencial y ha seguido haciéndolo desde entonces.

/Univision

/gap