Una intensa agenda de reuniones, tanto con representantes de gremios empresariales, empresarios y embajadores en Chile, viene desarrollando desde antes que asumiera en el cargo, hasta estos días, el ministro del Trabajo, Nicolás Monckeberg.

Más allá del carácter protocolar, que se dio especialmente con los embajadores de Suiza y Nueva Zelanda, cada una de las citas se ha desarrollado con agenda abierta en materias vinculadas al mercado laboral. Es en contexto que el secretario de Estado, según varias de las contrapartes de los diálogos, ha aprovechado de sondear qué rigideces observan los privados en la legislación que dificultan una mayor contratación de trabajadores asalariados. El programa de Sebastián Piñera en esa línea se enfoca en duplicar la capacidad de crear nuevos empleos, mejorando su calidad y aumentando significativamente la tasa de incremento de los salarios. La meta es tener 9 millones de personas empleadas hacia finales del mandato.

Dentro de las conversaciones han surgido varios “clásicos” de la agenda laboral que también están en el programa, como avanzar hacia mayor flexibilidad en jornadas de trabajo, el régimen de trabajo a distancia, estatutos especiales para el trabajo de jóvenes y mujeres y sala cuna universal, entre otros temas. De manera más tibia también se han explorado ajustes a la Reforma Laboral para cerrar sus vacíos y ruidos regulatorios.

INVITADO DE PIEDRA. En el marco de esos mismos acercamientos con los privados, emergió en el debate la propuesta de cambios a una traba regulatoria que tanto a nivel técnico como empresarial ha afectado la contratación: el régimen de indemnización por años de servicio (IAS). La norma general actual establece que en caso de despidos por necesidades de la empresa o por desahucio, el empleador deberá pagar al trabajador un finiquito equivalente a la remuneración del último mes por cada año de servicio con un tope de 330 días de salario (11 años).

El ministro del Trabajo Nicolás Monckeberg confirmó que en una de las primeras citas donde se levantó el tema de las IAS fue con empresarios y dirigentes de la Fundación Carlos Vial Espantoso. “Discutí para efectos de diálogo con un grupo de empresarios y dirigentes, una cuestión que no está ni siquiera en el programa de gobierno, sobre el sistema de indemnizaciones por años de servicio, sus ventajas y desventajas”, confirmó el secretario de Estado.

El planteamiento de que el sistema de indemnización es una de las principales trabas de la regulación laboral que afecta al empleo también fue expuesto por la Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa) al Gobierno.

Desde el Ejecutivo indican que por ahora no está considerado dentro de la agenda legislativa gubernamental cambios al esquema de IAS, debido a su compleja viabilidad política y al rechazo de las centrales sindicales para su aprobación.

Hasta ahora el Ministerio del Trabajo ha reactivado en el Congreso la creación de un estatuto laboral para jóvenes que estudian y trabajan y próximamente se espera que haga lo mismo con el proyecto de ley de la primera administración de Piñera, que regulaba la modalidad de trabajo a distancia.

/gap