Del todo sorpresivo fue el paso que realizó la alcaldesa de Providencia, Evelyn Matthei, hoy, al anunciar que estaría dispuesta a emprender una nueva aventura presidencial luego de criticar las últimas afirmaciones de su par de Las Condes, Joaquín Lavín, quien es la figura mejor evaluada del oficialismo con miras a las elecciones de 2021. Ambos militan en la UDI.

Aunque hasta el domingo -día en que El Mercurio publicó una entrevista suya- Matthei no mencionaba la palabra “presidencial”, hoy planteó el punto en dos ocasiones, al ser consultada en específico por las declaraciones que Lavín realizó este fin de semana en La Tercera Domingo y Tolerancia Cero.

A La Tercera, el exministro afirmó que “la élite tiene que dejar de tener miedo a perder poder, porque ya lo perdió” y “creo genuinamente en el ‘apruebo’. Y lo que quiero hacer ahora es tratar de convencer que hay que abrazar este camino y jugársela”. Ello, mientras la mayoría del gremialismo se inclina por rechazar en el plebiscito del 25 de octubre. El domingo, en el programa emitido por CNN Chile, en tanto, se definió como “socialdemócrata”. Este punto fue, precisamente, el que más molestia generó en la UDI y en la alcaldesa Matthei, quien realizó una dura crítica en declaraciones a El Dínamo y La Segunda. A partir de ello, dijo, es que se manifestó dispuesta a salir al paso a las no confesadas pretensiones presidenciales de Lavín.

“Si quisiera votar por un candidato socialdemócrata, preferiría a Ricardo Lagos Weber por sobre Lavín, sencillamente, porque Lagos Weber siempre ha sido un socialdemócrata y, por lo tanto, es una persona creíble. Lo que me preocupa es el zigzagueo político”, dijo a La Segunda. “Tildarse uno mismo de socialdemócrata es decir soy PPD, porque hay tradiciones, nombres y conceptos que han sido propios la derecha o la izquierda. Y la socialdemocracia ha sido el concepto de la izquierda más moderna, de la izquierda del PPD; de Lagos Weber, Harboe…”, agregó.

Entonces, al ser consultada derechamente sobre si pensaba en ser candidata, Matthei contestó: “Sí. Sabe qué mas. Una tiene que ser fiel a lo que cree, a lo que ha sido. Una puede y debe evolucionar, una puede sentir que hay cosas que reforzar. Pero otra cosa es que yo me declarara PPD. Son cosas distintas”.

Sobre el mismo tema, previamente, en El Dínamo, señaló que “todavía es demasiado temprano para decirlo (…) en realidad no lo descarto”. Sobre quién sería su principal competencia agrega: “Lavín poh. Esperemos que yo gane”.

Hasta ahora la alcaldesa había sostenido en varias oportunidades que estaba cómoda en su cargo frente al municipio de Providencia, donde busca en principio repostular en 2021. De hecho, esa había sido una de las razones para rechazar al menos en dos ocasiones la oferta por parte del Presidente Piñera de asumir un ministerio, la última de las cuales fue hace un mes, en el último cambio de gabinete.

Sin embargo, en sus dichos trasuntó la molestia que cunde en la derecha por las últimas definiciones de Lavín. “Lo que más me preocupa es que saquemos hartos diputados, y hartos senadores. Y con esta indefinición, que uno no sabe qué representa y con la desafección que claramente está produciendo en los sectores más de derecha, una perfectamente puede pensar en algo así (a pensar en ser candidata presidencial)”. Ello, pues uno de los temas que preocupan en el oficialismo es que, junto con la carrera presidencial, se dará el debate constituyente, y que un programa no apegado al ideario tradicional de la derecha, como el que está defendiendo el titular de Las Condes, puede repercutir en la discusión de una nueva Carta Magna.

Los dichos del alcalde, sobre todo en Tolerancia Cero, no causaron gracia. “Se equivoca Lavín”, dijo incluso la timonel UDI Jacqueline Van Rysselberghe y para Matthei las declaraciones del edil caen en populismo. “Uno no puede decir cualquier cosa con tal de ganar unos puntos. Lo que me pasa es que uno no puede decir cualquier cosa con tal de ganar un par de puntos. Lavín en el fondo, trasunta que, con tal de ganar una nominación o una elección, está dispuesto a cualquier cosa. Incluso tildarse de socialdemócrata cuando, en realidad, nunca lo ha sido”, dijo.

Para ella el tema es claro, lo que hizo Lavín con su entrevista el domingo recién pasado fue cambiarse de domicilio político: “Él se cambió de domicilio político. Y lo que veo es que José Antonio Kast está subiendo como burbuja”. “Hay un grupo importante de personas que sabe lo que significa la socialdemocracia y que no están dispuestas a votar por una persona que se califica de socialdemócrata. Está dejando un espacio”, agregó.

Las posturas de la bancada UDI

El tema de los dichos de Lavín también se abordó en la reunión de bancada de la UDI que se realizó ayer. En la cita, en la que participaron cerca de 15 diputados, según presentes, hubo varias posturas. Algunos lamentaron las declaraciones de Lavín, otros apoyaron el fondo de sus palabras, mientras que algunos advirtieron riesgos.

Entre quienes respaldaron a Lavín, por ejemplo, se ubicaron los diputados Sergio Gahona y Celso Morales, quienes transmitieron que compartían el diagnóstico de Lavín de ampliar la mirada social, la integración y revisar la visión que hay respecto del rol del Estado.

Otros señalaron que entendían que las declaraciones del alcalde Las Condes responden a una estrategia para las elecciones presidenciales debido a que necesita el 50% más 1 de los votos. Y que, en ese entendido, no había que cuestionarlo.

Sin embargo, algunos de los presentes tuvieron una mirada más crítica respecto del jefe comunal y señalaron que su postura, de abrirse más hacia la izquierda, le genera un peligro a la UDI y se entrega espacio al partido que encabeza José Antonio Kast, tanto para las elecciones parlamentarias como las presidenciales. Esto, debido a que Kast está hablándole a la derecha “más dura”.

En ese sentido, lo que más criticaron algunos de los presentes es que Lavín se autodefiniera como socialdemócrata porque eso está vinculado a la centroizquierda y no a la centroderecha. De hecho, de acuerdo a las mismas fuentes, el diputado Patricio Melero sugirió a sus pares pedirle una cita a Lavín para abordar sus definiciones, lo que no habría generado mucho consenso.

Como sea, según las mismas fuentes, hubo una especie de acuerdo en que había que dejar “volar” a Lavín, es decir, desplegarse con tranquilidad y evitar cuestionarlo públicamente. Eso sí, hicieron una distinción y coincidieron en seguir reforzando los principios de la UDI, argumentando que los comicios parlamentarios son distintos a los presidenciales y son “más de nicho”, por ende, no conviene abrirse tanto al centro y deben cuidar a su electorado.

Consultado al respecto, el diputado Gahona indicó que “cada uno tiene sus posiciones en esta materia. Si tenemos vocación de gobernar, tenemos que dejar a Joaquín Lavín que desarrolle toda su estrategia y que avance en la conquista de sectores más moderados y más de centro que es lo que nosotros necesitamos para poder ganar una elección presidencial”.

Y agregó: “Soy partidario de dejar que Lavín avance y corra un poco más las líneas de nuestras trincheras y pueda hacer generar adhesión más allá de la centroderecha”, mientras que Morales indicó que lo que plantea “Lavín es interesante. Pone temas que la UDI debe recogerlos, sobre todo el tema social que no se ha interpretado bien y tenemos que profundizar en aquellos”. En ese sentido, el diputado propuso que si es necesario revisar los principios de la UDI deberían hacerlo. “Hay que analizar el tema de los principios de la UDI y si tenemos que actualizarnos”, dijo.

Por su parte, su par Jorge Alessandri sostuvo que “la UDI tiene principios claros y firmes que acordamos defender con más fuerza que nunca. Y en esa interpretación, si algunas de las directrices de Lavín calza con ello, por supuesto que la vamos a defender, y cuando Lavín se salga de esos principios que creemos la UDI no va a estar de acuerdo, eso no es de vida o muerte”. Y añadió: “Nosotros tenemos que estar en nuestra carrera para el Parlamento”.

Respecto de las declaraciones de Matthei, varios en la colectividad las comparten. En ese sentido, sobre su irrupción como una carta presidencial en la colectividad, transmiten que está bien que se pronuncie, pero que no saben si sus “intenciones son verdaderas” o si solo buscan marcar un contraste con Lavín.

/psg