Kate Moss, una de las modelos más famosas de todos los tiempos, paseó de lo más tranquila y entretenida por el Barrio Lastarria y el centro de Santiago.

La maniquí de 44 años que es, desde hace casi tres décadas, símbolo del estilo mundial y rostro de las marcas de lujo más importantes, pidió alojarse en un hotel céntrico y no “tan grande”. Por eso se está quedando en The Singular, en calle Merced. Y aprovechó de salir a caminar.

Ayer, en el Paseo Lastarria fue homenajeada por el pintor Ses Paradise, quien le dedicó un bonito cuadro a la modelo que ha sido musa de artistas legendarios, como el fallecido Lucian Freud, quien la retrató en una obra que fue subastada en más de 6 millones de dólares.

Y hoy la datearon para que fuera a comprar sombreros a la muy clásica tienda Donde Golpea el Monito, en pleno centro de la capital. Allí se probó y llevó un modelo.

Como es amante de la ropa vintaje, también estuvo en calle Bandera, donde entró a varios locales de ropa usada. Uno de ellos fue Nostalgic, donde se tomó una foto.

Más tarde se dio un descanso y pasó al Emporio La Rosa, frente al Parque Forestal. Allí se sentó en la terraza, como una más. Eso sí que no quiso dar declaraciones, fiel a su fama de diva en silencio.

La británica que ha sido embajadora de Chanel, Vuitton y Calvin Klein llegó la semana pasada invitada por el Museo de la Moda, donde este martes será presentada como su embajadora. Estos días los ha aprovechado bien: Viajó a San Pedro de Atacama, luego a Valparaíso y Zapallar.Glamorama

/gap