“Un Presidente no puede eludir un tema por no querer provocar un problema”, dijo este miércoles Sebastián Piñera sobre el proyecto de identidad de género, iniciativa que ha provocado tensión en el oficialismo.

El Mandatario defendió, de esa manera, la postura que fijó el gobierno sobre el texto -que se encuentra en comisión mixta- a través de una propuesta de acuerdo que contempla incluir a adolescentes entre 14 y 17 años con autorización de los padres y a través de tribunales de familia. “No se puede tener la solución perfecta, y un Presidente tiene que optar. Muchos en mi sector me decían: ‘¿Para qué te metes esto? No está en el programa’. Claro, no está en el programa, pero el terremoto tampoco estaba en el programa. Esto es un problema real, estaba el proyecto de ley”, dijo en el matinal Bienvenidos, de Canal 13.

Pese a que Piñera no mencionó a dirigentes ni partidos políticos, agregó: “Hay algunos que dicen que nadie puede hacer nada hasta los 18 años e, incluso, amenazan. Hay otros que dicen que pueden hacer lo que quieran, cuando quieran. Tampoco. Hemos buscado una solución que nos parece la más sabia, la más prudente, pensando en la calidad de vida de nuestros niños”.

La principal detractora de legislar para menores de edad ha sido la presidenta de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe, quien, incluso, en un comité político con ministros advirtió que podría acudir al Tribunal Constitucional (TC) en caso de que adolescentes o niños sean incorporados a la ley.

Al respecto, consultada por La Tercera, la senadora respondió que no se sintió aludida por las palabras del Mandatario, señalando que “nosotros nunca hemos amenazado al Presidente”. La parlamentaria -que integra la comisión mixta- dijo que “esto es un proyecto que necesariamente requerirá un control preventivo del TC, porque es una modificación a la ley orgánica de tribunales”, junto con recalcar que “nosotros sí creemos que tiene vicios de inconstitucionalidad y tenemos el deber, no solo el derecho, de plantear nuestro punto de vista, porque creemos que acá se está vulnerando la Constitución”.

Asimismo, Van Rysselberghe, al ser consultada por la frase del Presidente respecto de no poder eludir un problema, aseveró: “Nunca nadie ha planteado que no existan las personas que tienen un sexo biológico distinto a su sexo psicológico. Lo que hemos dicho es que resulta inconveniente hacer una ley que incluya a menores, porque la remisión espontánea de las disforias de género en menores es alta”.

En un tono más duro, el secretario general de la UDI, Issa Kort, sostuvo que “nosotros nunca hemos querido pautear al Presidente Piñera, así como tampoco vamos a aceptar pauteos de La Moneda”.

La opción del veto

Las declaraciones del Mandatario van en línea con lo que se ha comentado, en privado, en La Moneda: dicen que se optó por fijar una postura pese a los costos que podría conllevar en la relación con los partidos del oficialismo, sobre todo con la UDI.

Así, en el Ejecutivo añaden que presentar una propuesta “moderada” permitiría actuar con mayor margen para tomar la decisión de ejecutar, posteriormente, un veto presidencial en caso de que la ley quede con un perfil más liberal de lo planteado por el gobierno. Esto, debido a la mayoría que tiene la centroizquierda en el Congreso. Si bien esa decisión aún no está tomada, en La Moneda dicen que “se evaluarán todas las atribuciones del Presidente”.

En medio de este escenario, el Ejecutivo sigue en la búsqueda de sumar apoyos a su propuesta. Uno de los últimos respaldos que recibieron fue el del senador RN Manuel José Ossandón. Según el conteo interno que manejan, tendrían la mitad de los votos que necesitan. Sin embargo, prevén un escenario más complejo en el Senado.

/gap