Este 11 de abril, Pamela Jiles cumplió un mes como diputada por el distrito 12 en el Congreso y para celebrarlo, realizó un completo análisis de sus primeros 30 días como honorable.

Fue en conversación con el The Clinic donde la ex panelista de farándula sostuvo que “con el Frente Amplio entraron al parlamento los millones de marginados de las decisiones, los ‘sinmonea’, la chusma y los olvidados, para hacerse escuchar en ese lugar de la élite”.

Es así como aseguró que en este tiempo “hemos trabajado muy bien” con el ministro de Justicia, Hernán Larraín, en la Comisión de Familia. Junto con ello, aseveró que “los parlamentarios de Evopoli, Pancho Undurraga, Sebastián Keitel, Luciano Cruz-Coke y Andrés Molina me parecen caballerosos, simpáticos y desprejuiciados“.

Mientras que en el Frente Amplio, Jiles señaló que “Renato Garín es brillante, tiene una inteligencia filosa y certera. Será clave en esta legislatura. También le pongo fichas a Pablo Vidal por su lucidez, aunque cultiva el bajo perfil”.

Consultada por su paso por la farándula para luego llegar al Congreso, Pamela aseveró que “fue un entrenamiento indispensable: me encuentro muchas Lulis, Yerkopuchentos, Pamelas Díaz y Kenitas en el Parlamento“, y agregó que en el parlamento “casi todos viven para las cámaras“.

Sobre lo ocurrido con la presencia de Gabriel Boric y Natalia Castillo en la comisión por la infancia, la diputada del Partido Humanista afirmó que el diputado magallánico “aplicó una fórmula muy de la vieja política que le había salido gratis hasta ahora, pero el escenario cambió y requiere más inteligencia”.

Para ambos, según Pamela, “pesó más el compromiso con Blumel que con el Frente Amplio, los niños y la ciudadanía. Desde el Frente Amplio siempre hemos criticado la transición de “los grandes acuerdos” hechos entre cuatro paredes sin marcos legales de ningún tipo… y de pronto dos parlamentarios se saltan al colectivo. Mientras los digitados con el dedito de Piñera se van de canapés en La Moneda, los legisladores avanzamos en la Ley de Adopción en la Comisión de Familia“.

Punto aparte son sus objetivos que quiere lograr con su trabajo legislativo: “Estoy decidida a terminar con la crisis del Sename y salvar la vida de esos niños. Dejé una cómoda figuración televisiva, un sueldo superior a la dieta y una enorme influencia social para ir al Congreso y a la Comisión que trata los temas de infancia justamente con esa misión. Eso se hace, primero, aprobando una Ley de Adopción acelerada y universal que termine con las absurdas trabas que hoy mantienen prisioneros a miles de niños”.

/gap