Guinness World Records, la autoridad mundial en récords, nombró el martes 10 de abril a Masazo Nonaka de Japón como la  persona más anciana del mundo (hombre), con 112 años y 259 días.

Nonaka recibió su certificado en su ciudad natal de Hokkaido, Japón, de las manos de Erika Ogawa, Vicepresidenta de Japón de Guinness World Records. Él obtuvo el título después de que Francisco Núñez Olivera (España, nacido el 13 de diciembre de 1904) falleciera el 29 de enero de 2018, a la edad de 113 años y 47 días.

Según la página de la entidad el japonés nació el 25 de julio de 1905 y es el mayor de ocho hermanos. En el año 1931, se casó con su esposa, Hatsuno, y se convirtió en padre de cinco hijos, dos niños y tres niñas.

Sin embargo, pese a que  la longevidad de Nonaka es una hazaña asombrosa, hay un chileno que debería tener ese honor. Se trata de Celino Villanueva Jaramillo, quien probablemente tiene 121 años, los que no puede comprobar luego que su certificado de nacimiento de perdiera en un incendio hace 20 años.

De acuerdo con el carnet de identidad de Celino, el hombre que ha vivido en tres siglos diferentes, habría nacido el 25 de julio de 1896.

/gap