Según las estadísticas dadas a conocer por el Ministerio de Salud, en 2017 se registraron 5.816 casos de nuevas personas contagiadas por el VIH, lo que representa un aumento del 96% en relación a los años anteriores. De esta manera, el Minsal confirmó que hoy en el país hay unas 100 mil personas contagiadas con el virus, y que de ellas, el 50% no sabe sobre su condición.

Este hecho no hace más que reflejar el relajo con que hoy los chilenos enfrentan la enfermedad y la clara disminución de la efectividad de las campañas publicitarias llevadas a cabo por los diferentes gobiernos -que han sido cerca de 17 desde la década de los 90- para alertar a la población sobre los riesgos del VIH y las formas de prevenirlo. Prueba de ello, es que según la última Encuesta Nacional de Salud (ENS), dada a conocer en diciembre pasado, solo el 17,2% de las personas reconoció haberse realizado el examen de VIH en el último año, casi 10 puntos menos que la ENS de 2010, donde el 28,8% de los consultados admitió haberlo hecho.

Aun cuando se ha creado una efectiva red para pesquisar contagios y procurar tratamientos, comunicacionalmente el Sida no parece estar dentro de la agenda de prioridades de los diferentes gobiernos. Es valorable la señal que entregó el Minsal al lanzar un nuevo programa nacional y trabajar para que exista un mayor conocimiento del virus. Sin embargo, estas medidas deberían responder a una política preventiva de largo plazo y no descuidar la efectividad de las campañas de prevención, que son parte fundamental de cualquier estrategia de salud.

/Editorial del diario La Tercera

/gap