Al interior del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos se estudia la creación de un proyecto de ley que norme la conmutación de penas para personas condenadas a prisión efectiva y que padezcan demencia o enfermedades terminales.

La propuesta contempla incluir a todo tipo de reos, incluidos aquellos que cumplen sentencia por casos de derechos humanos.
Según indicó el ministro de Justicia, Hernán Larraín, entre las posibilidades que el Ejecutivo analiza en esta fase prelegislativa existe la opción que sea un juez quien determine la sustitución de una pena por otra de menor rigor, como sería el paso desde la prisión efectiva a arresto domiciliario.

En la actualidad, esta potestad pertenece al gobierno, el cual posee la atribución de indultar de forma total o parcial a personas condenadas que invoquen circunstancias humanitarias.

/gap