Desarticulación y fractura en partidos marcan primer mes de la ex Nueva Mayoría

    Esta semana el jefe de bancada de la DC, diputado Matías Walker, con el jefe y subjefe de bancada del PPD, Ricardo Celis y Tucapel Jimenez respectivamente, se reunieron para ver la opción de una articulación mayor.

    49

    El miércoles se cumplió exactamente un mes desde que la Nueva Mayoría dejó de existir. Del acuerdo político-programático que fraguaron la DC, el PS, el PR, el PPD, el PC, la IC y el MAS para respaldar al segundo gobierno de Michelle Bachelet hoy poco queda y los propios dirigentes del bloque reconocen la desarticulación que ha marcado su nuevo rol opositor.

    Esta semana se evidenciaron varios hechos que dieron cuenta de este fraccionamiento que ha marcado la nueva relación.

    El lunes, cuando se llevaba a cabo la primera reunión de coordinación entre los partidos de la ex NM – a excepción de la DC-, con el nuevo formato de reuniones decidido en un “cónclave” la semana anterior, algunos dirigentes del sector estuvieron en La Moneda mientras el Presidente Sebastián Piñera presentaba la nueva ley de migración. Asimismo, senadores realizaron paralelamente diversas reuniones en la sede de Santiago del Congreso. Todo, le quitó protagonismo a una cita que había sido anunciada con parafernalia.

    El mismo miércoles en el Congreso, los miembros de las bancadas de diputados de la Democracia Cristiana y el Partido Radical oficializaron la fusión de ambas bancadas. Aunque desde los partidos sostuvieron que se trataba de un acuerdo más bien administrativo, las declaraciones de algunos dirigentes y la propia acción, desataron la molestia de parlamentarios de los otros partidos de izquierda.

    Incluso, esta semana el jefe de bancada de la DC, diputado Matías Walker, con el jefe y subjefe de bancada del PPD, Ricardo Celis y Tucapel Jimenez respectivamente, se reunieron para ver la opción de una articulación mayor. En la bancada DC dicen que el PS no ha cumplido su “rol histórico de articulador” y que con esta ofensiva buscan llevar el eje de la oposición “más hacia el centro” que hacia la izquierda.

    En tanto, la postura sobre la participación en las comisiones de gobierno sigue generando coletazos en las colectividades, que no lograron una postura común frente a las mesas de trabajo del Ejecutivo.

    Pero la situación no es solo a nivel macro. También a nivel de partidos hay una serie de elementos que hacen de la incertidumbre un factor común.

    En la DC, por ejemplo, la participación de la ex candidata presidencial Carolina Goic en la mesa de Seguridad generó una fractura en el comité de senadores. Asimismo, la relación entre los diputados y los miembros de la Cámara Alta de la colectividad, no atraviesa por un buen momento. Además, las próximas elecciones internas han generado aún más distancia entre las corrientes internas.

    Por su lado, en el PPD también hubo recriminaciones cruzadas por la participación del senador Ricardo Lagos Weber en la comisión de Infancia de La Moneda. De hecho, este miércoles se realizó un tenso almuerzo entre los parlamentarios de la colectividad, donde se reprochó, entre otras situaciones, al presidente de la colectividad Gonzalo Navarrete. También los comicios internos han generado diferencias en la interna.

    En el PS si bien lograron sortear las intenciones de parlamentarios como el senador José Miguel Insulza y el diputado Marcelo Díaz de participar de las comisiones del Ejecutivo, y definieron una postura unitaria, los intentos de algunos por transformar al partido en la bisagra del bloque no han funcionado del todo.

    Por su parte, en el Partido Comunista si bien han intentando estrechar lazos con los representantes del Frente Amplio, realizando diversas acciones conjuntas, también esta semana se hicieron públicas las diferencias. Las diputadas comunistas Karol Cariola y Camila Vallejo se enfrascaron en un debate a través de las redes sociales con el diputado frenteamplista Gabriel Boric por la participación de éste último en la comisión de Infancia de La Moneda.

    Con todo, la nueva oposición ha dado muestras de fracturas que hasta el propio Presidente Sebastián Piñera ha subrayado, como cuando sostuvo que “el Pánzer no debiera pedir permiso”, en alusión a Insulza o cuando acusó “intereses partidistas” al PC y el PS al restarse de las comisiones.

    /gap