El Ministerio de Salud (Minsal) realizó un catastro a nivel nacional respecto al número de facultativos del sector público dispuestos a aplicar la interrupción del embarazo bajo las tres causales.

Y según la secretaría de Estado, de los 971 médicos obstetras que se desempeñan en hospitales públicos, 306 se declararon objetores de conciencia, lo que representa un 31% del total.

Por su parte, en el caso de los anestesiólogos, está cifra bajó al 15%, ya que solo 39 de los 257 médicos se mostraron en contra de aplicar la nueva ley.

Frente a esto, la subsecretaria de redes asistenciales, Gloria Burgos, declaró a El Mercurio que “en general, esos médicos son objetores de conciencia para las tres causales en las que la ley permite realizar abortos (riesgo de vida de la madre, inviabilidad fetal y violación)”.

Sin embargo, Burgos aclaró que estas cifras no son definitivas, apuntando que “no había forma de prever lo que ocurriría”, agregando que “sobre esto es lo que tenemos que trabajar”.

Esto, luego que la totalidad de los médicos obstetras de Osorno y Huasco se mostraran contrarios a interrumpir el embarazo en caso de violación.

En cuanto a las instituciones que anunciaron que se convertirían en objetoras de conciencia, “solo la Clínica Indisa completó el proceso y está reconocida formalmente como centro objetor de conciencia”.

/gap