“Presidente, le voy a sacar una foto ahora y otra cuando termine su período…. Porque el tiempo pasa” dijo Sebastián Piñera al presidente de Perú, Martín Vizcarra. Ambos mandatarios se encontraron en la III Cumbre Empresarial de Las Américas, un encuentro donde inversionistas, líderes de compañías y por supuesto jefes de Estado se reúnen a analizar cómo mover el dinero.

“Yo cuando inicié mi primer gobierno tenía el pelo negro… mire cómo estoy ahora”, agregó el Mandatario desatando las risas y los aplausos de la audiencia.

El real consejo que fue celebrado

No obstante, no fue eso lo que hizo que Piñera fuera vitoreado. Dejándose de bromas, el Jefe de Estado abogó por la transparencia cuando una persona está dirigiendo un país.

“Los tres enemigos más peligrosos que tienen la libertad y la democracia en los tiempos modernos en Latinoamérica son el populismo, el narcotráfico y la corrupción”, dijo Piñera ya en un tono más serio. Otra vez la audiencia reventó en aplausos.

“La mejor forma de combatir la corrupción es tener un principio claro, una regla de oro, que a veces no está lo suficientemente establecida: cuando uno es autoridad, el bien común predomina por sobre el bien particular. El bien público sobre el bien privado”, agregó el Jefe de Estado.

Esto fue un consejo que le dio Piñera a su par Vizcarra luego que el ex presidente peruano renunciara precisamente por problemas de corrupción. De hecho, fue el “Caso Odebrecht” el que hizo caer a Pedro Pablo Kuczynski. En resumen, esta arista trataba sobre dineros públicos que se destinaron a pagar a la constructora brasileña Odebrecht, la que se adjudicaba contratos de forma misteriosa con el Gobierno de Perú.

Entonces, que el Jefe de Estado le recomendara transparentar las cosas, hizo que la audiencia aplaudiera con todo a Piñera.