El diputado Gabriel Boric realizó una crítica evaluación del primer mes de Sebastián Piñera en La Moneda, calificándolo de “errático”.

El parlamentario del Frente Amplio explicó a La Tercera que “partieron tocando fibras muy sensibles para las oposiciones y con un discurso que, por un lado, invitaba a generar grandes consensos, pero en la práctica ese discurso se iba destruyendo con su actuar administrativo”

“El Gobierno se ha enredado en sus propios errores y, además, las divisiones propias de la derecha los han hecho bajar tres cambios a como partieron”, agregó.

El parlamentario autonomista fue claro en señalar que Chile Vamos carga con un “trauma”, ya que “nadie tiene claro en qué consistió el Gobierno pasado de Piñera”.

De este modo, “partieron tratando de superarlo con una agenda de los acuerdos para ordenar a la derecha, pero después llegan con una agenda mucho más dura de derecha. El primer Gobierno de Piñera fue un quinto gobierno de la Concertación, y ahora tienen una pretensión de relato histórico que no existía antes”.

Junto con ello, cuestionó la lentitud con la cual se ha instalado la nueva administración, recordando que “en Magallanes ya han renunciado tres seremis, por eso hago un llamado al Gobierno a que no piense todo desde Santiago. Ojo con las regiones, las movilizaciones en el gobierno anterior de Piñera no partieron en Santiago”.

En cuanto a un eventual acuerdo con la ex Nueva Mayoría para trabajar en conjunto, Gabriel Boric fue claro en señalar que “es muy pronto para hablar de un reordenamiento de la política de alianza y nuestra prioridad está en fortalecer el Frente Amplio, su despliegue territorial y su capacidad de iniciativa parlamentaria, más que pensar en alianzas”.

“Ese momento se va a dar en función de una discusión política e ideológica y no de cálculo electoral. Si esta discusión algunos quieren plantearla de cara a la elección de gobernadores, digo al tiro que ese no es nuestro punto central. Salvo que estés enfrentando una situación de fascismo grave, uno no puede hacer alianzas solo en función de un adversario común”,sentenció.

/gap