Exgerente SQM dejó en evidencia a ME-O: “Marco me solicitó una cantidad determinada… Yo accedí”

    El ex gerente general detalló al Ministerio Público que en un momento aumentó el monto de las facturas que proveía la empresa de Warner y que desde 2012 a 2014 el dinero creció desde $4.000.000, a $14.300.000 mensuales

    65

    Querellado como facilitador de facturas ideológicamente falsas. Ese es el cargo que el Servicio de Impuestos Internos (SII) le atribuye al ex candidato presidencial y líder del PRO Marco Enríquez-Ominami en la querella presentada este lunes ante el 8vo Juzgado de Garantía de Santiago.

    El texto sostiene que Enrique Ominami facilitó 36 facturas exentas de IVA a SQM Salar por un monto ascendente a $391.200.000 y dos facturas a SQM por un monto de $29.155.000 y que todas se hicieron con el membrete de su brazo derecho, el periodista Cristian Warner, a través de su empresa Cristian Warner Publicidad y Marketing E.I.R.L.

    Para adoptar la decisión de querellarse, el director del SII, Fernando Barraza, tuvo en consideración como pieza  vital la imputación realizada por el ex gerente general de la minera no metálica, Patricio Contesse, quien en su recientes declaraciones como imputado da cuenta de la calidad de ME-O como facilitador de documentos tributarios ideológicamente falsos para financiar actividades políticas.

    “Conocí al señor Marco Enríquez-Ominami porque me lo presentó Carlos Ominami, en la época que Marco ya era diputado por el Partido Socialista (…) con relación a los hechos que se investigan, durante el año 2009 don Marco Enríquez Ominami solicitó reunirse conmigo en la empresa, yo lo recibí, y él me solicitó apoyo financiero para su candidatura presidencial del año 2009. Yo accedí a lo solicitado”, dijo el ex gerente.

    El testimonio que obtuvo el fiscal regional de Valparaíso Pablo Gómez -quien dirige al equipo que investiga el caso SQM-, fue vital para la decisión que adoptó el SII, tras lo cual el Ministerio Público estará habilitado para acusar y llevar a juicio oral al ex candidato presidencial como una de las principales figuras políticas que se imputará responsabilidad penal en los llamados caso de platas políticas.

    Contesse agrega que “Marco me solicitó una cantidad determinada y negociamos el monto. Las conversaciones para financiar sus campañas políticas y para financiar el PRO, siempre fueron entre Marco y yo exclusivamente, nunca participó nadie más (…) cuando estábamos conversando, sobre los aportes, Marco me señaló que iba a utilizar las facturas de la empresa del señor Cristian Warner (…) de hecho ignoro si Cristian Warner iba o no a dejar las facturas o recibir los pagos, sólo hablábamos con Marco que las facturas para recibir estos aportes serían emitidas por la empresa de Cristián Warner”.

    El testimonio de Contesse refuta lo manifestado por Warner, brazo derecho de ME-O, quien ha negado que dichos montos hayan sido por servicios no prestados. En tanto, el líder del PRO ha negado públicamente haber sido financiado por la minera que fue controlada por Julio Ponce Lerou, pero sólo en el ámbito público. Cuando declaró ante la Fiscalía, junto con no finalizar su testimonio, no se refirió a su relación con Contesse.

    En su declaración Contesse, sostiene la querella del SII, apunta directamente al financiamiento irregular de las actividades políticas de ME-O con dineros de SQM y su filial Salar. El gerente general aseguró al fiscal regional de Valparaíso, Pablo Gómez, que “Cristián Warner Comunicaciones Publicidad y Marketing EIRL nunca ha prestado servicios, ni el año 2009, ni entre los años 2011 a 2014”.

    Sobre la decisión que adoptó de entregar dineros a la campaña presidencial del fundador del Partido Progresista, Contesse señaló a la Fiscalía que fue él quien los definió. “Yo definí si los aportes se iban a hacer a través de SQM S.A. o SQM Salar para distribuir los gastos de manera que fuera más homogénea entre las distintas empresas, sin perjuicio que mi centro de costo mantuviera un monto global independientemente de la filial a la cual se imputara el gasto”.

    De 4 a 14 millones mensuales

    El ex gerente general detalló al Ministerio Público que en un momento aumentó el monto de las facturas que proveía la empresa de Warner y que desde 2012 a 2014 el dinero creció desde $4.000.000, a $14.300.000 mensuales. “Marco quería ampliar la cobertura del Partido todo el país y necesitaba para ello recursos adicionales por lo que nos reunimos antes de la emisión de esas facturas y de concretarse esos aportes y ahí me planteó Marco la necesidad de contar con más recursos. Marco me propuso aumentar los aportes, concretando el aporte de la misma forma que la vez pasada, o sea concretar los aportes mediante la emisión de facturas por parte de la empresa de Cristian Warner”, explicó.

    Finalmente Contesse derrumba todos los dichos que ha sostenido Marco Enríquez  desde el inicio del caso SQM. “En el año 2013 recuerdo que nos volvimos a reunir en mi oficina. Entiendo que no hubo aumento de aportes, sino que estos provinieron de los mismos fondos acordados y el acuerdo fue que los aportes se extendieran hasta enero de 2014, en los mismos términos anteriores. Porque se había acordado la campaña presidencial y no estuve dispuesto a seguir haciendo estos aportes, por lo que di por terminada la contribución. Los aportes eran de carácter mensual”.

    /gap