Por 39 votos, ayer el pleno del Senado aprobó la elección de Patricia Muñoz como la primera persona en encabezar la Defensoría de la Niñez.

Y hoy, en conversación con radio Pauta, la abogada aseguró que “tengo la absoluta autonomía e independencia para ejercer este rol”.

“Aquello fue comprendido por los integrantes del Senado que por unanimidad aprobaron mi proposición como nombre”, dijo.

Según explicó la nueva titular, la Defensoría no es que podrá presentar querellas por cualquier tipo de delito, sino que una vez “constatado un hecho de esas características, la Defensoría debe hacer la denuncia al organismo correspondiente para que sean ellos quienes ejerzan las acciones que correspondan”.

Consultada por los casos de encubrimiento de abusos sexuales de parte de miembros de la Iglesia, Muñoz manifestó que esa “es una forma de autoría de los delitos”.

“Lo que hay que investigar es que cuando se habla de encubrimiento estamos hablando de información no entregada, que tuviera intención de proteger directamente al autor o aspectos distintos que tengan que ver con la complicidad”, sostuvo.