“Fue presentada a última hora, y eso habla de que no había ninguna justificación para hacerlo. Aquí tenían todo un plazo y pudieron haberlo hecho desde el primer día si es que tenían los fundamentos para una acusación constitucional”, sostuvo esta mañana el subsecretario de redes asistenciales, Arturo Zúñiga, refiriéndose al libelo presentado contra el ex ministro de Salud Jaime Mañalich en la jornada de ayer, justo el día en que vencía el plazo para entregarlo.

La acusación, impulsado desde Comunes y que contó con firmas de otros partidos del bloque, así como también de diputados independientes, del PPD y del PR, acusa al ex ministro de “al haber colocado en riesgo la vida y la salud de la población” y del “ocultamiento de datos y faltas a la probidad administrativa”.

Al respecto, Zúñiga sostuvo que al haberse presentado el ultimo día “habla por sí mismo de que no hay ninguna razón para hacerla”.

“Y en vez de estar legislando parte de la oposición, con proyectos por ejemplo como la reforma a fonasa – que le entrega una garantía a la ciudadanía para poder realizarse cirugía en un plazo máximo – se dedican a presentar acusaciones sin fundamento”, argumentó, sosteniendo que la trazabilidad – que en el líbelo se le acusa que no contaba con un plan – comenzó el 18 de marzo.

“No se puede decir que no se hizo trazabilidad, obviamente el foco estaba puesto en la reconversión de camas de cuidado intensivo, pero el trabajo viene realizándose desde el primer mes de esta pandemia”, agregó. “Esta acusación carece de total fundamento”.

En esta misma línea, esta mañana la subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza, también se refirió al tema.

“Aquí no hay ningún fundamento en la acusación constitucional contra el ministro Mañalich”, sostuvo. “Desde el día uno el ministro, incluso mucho antes de que partiera la pandemia se creó un plan Covid-19 de prevención, de promoción, y se trabajó en una red asistencial que ha permitido dar respuesta a la atención de todos los pacientes”.

/psg