Esta semana vecinos de Cerrillos también reclamaron que las operaciones de la Línea 6 producen vibraciones en edificios de superficie, sumándose así a vecinos de Providencia, Pedro Aguirre Cerda y Ñuñoa que desde hace algunos días alzaron la voz por lo mismo. Pero, ¿a qué riesgo se exponen los vecinos con estas vibraciones?

Según los vecinos, lo más evidente es la sensación de intranquilidad que generan estos movimientos. No obstante, para Gloria Sanguinetti, Analista Audiología del Centro Auditivo Gaes, también es necesario considerar el ruido generado tanto por los choques de vidrios o incluso por los mismos trenes.

“La vibración en las ventanas es por un fenómeno físico de las ondas graves a mayor intensidad”, indica la especialista. Pese a que reconoce que esto no genera un factor de riesgo por sí sólo, no hay que descuidar el hecho. Por lo mismo, asegura que es necesario medir los decibeles de ruido que esto pudiera generar.

“Si medimos con sonómetro y ese rango está por los sobres los 80 dB, esto sí causaría daño auditivo”, precisa a Publimetro.

Construcciones firmes

Iván Rivas es Ingeniero en Obras Civiles y, según él, las construcciones no corren riesgo de presentar daño en sí mismo. Ello pues afirma que debido a la norma sísmica de Chile, es probable que todas las casas estén preparadas para resistir el movimiento que genera cada tren.

En términos de medidas de mitigación, para él, habría una que si bien resulta efectiva y que podría estudiarse.

/gap