En Bienvenidos le han dedicado un amplio espacio a la historia de Luis Miguel. Desde que salieron imágenes de la supuesta madre del cantante vagando por las calles de Buenos Aires, el matinal ha hecho una cobertura del tema que se extendió con las declaraciones de Sergio Riesenberg, ex director del Festival de Viña (1981-1990), sobre la intimidad del “Sol de América” en sus primeros pasos por Chile.

Riesenberg aseguró que, durante su primera presentación en el certamen en 1985, Luisito Rey, padre del cantante, “le daba cocaína” a los 14 años. “Lo digo responsablemente y a prueba de desmentido…”, agregó el histórico director de Viña.

Sus declaraciones dieron la vuelta al mundo. Distintos medios internacionales, especialmente latinoamericanos, replicaron sus dichos en Bienvenidos.

Y este miércoles, el matinal realizó un contacto en vivo con Cacho Rubio, el ex representante de Luis Miguel en Argentina durante los 80 y reconocido periodista de espectáculos en el país trasandino.

Cacho habló de su cercana relación con el cantante quien, según él, lo trataba de “padrino”. Sin embargo, durante el diálogo tuvo un fuerte round con Sergio Riesenberg, presente en el panel, por los dichos de ex director de Viña sobre el consumo de drogas de Luis Miguel. Mire parte de la conversación en el matinal de Canal 13:

Cacho Rubio: “El comienzo es así. Yo estaba con ‘Los Parchinos’, no sé si se acuerdan, pero era un grupo español, y Roberto Piá, que era el director de la EMI, me llama y me dice ‘vas a tener que manejar a un mexicanito por orden del presidente de la EMI de México y del presidente de México’. Y digo ‘¿qué pasó?’. ‘No, él cantó para el casamiento de la hija del presidente. Y claro, el presidente le dio el apoyo y la EMI lo contrató, sacó el disco y quiere imponerlo en la Argentina, porque en la Argentina imponiendo un artista, después toda Latinoamérica se pliega.

“Eso fue al principio. Yo le dije que no, que no era un supermercado. Yo tenía a esta gente y quería manejarlos lo mejor posible, hacer marketing, publicidad, todo. Y cuando fuimos, el presidente de la EMI me dijo ‘mira, yo no puedo decir que no porque es mi jefe. Vení y decí vos que no. Un almuerzo de trabajo’. Le dije que no podía. Y el padre, Luisito Rey, me dijo ‘¿no te gusta la plata? Te doy el doble’. Me convenció rápido. Trabajaba en Sábado de Todos y empecé a hacer el marketing, la promoción. Y me dice ‘yo te voy a probar. ¿Cómo titularías la llegada de mi hijo?’, Le dije ‘mira, no lo conozco’. Me muestra una foto, es rubiecito, y dije ‘llegó el oro azteca’. Después le pregunté lo que hacía. Le gustaba Sandro, Elvis Presley, Tom Jones, y dije ‘bueno, vos sos cuero’.

Tonka Tomicic: “Cacho, cuando tú lo conociste, ¿qué sensación te dio cuando lo conociste y lo viste por primera vez?”

Rubio: “Era un chico que necesitaba mucho cariño, mucha atención. Era divino. Me decía ‘enséñame’, ‘esas son las luces cálidas, las luces frías, fíjate, te podemos ver así en el escenario’. Me gustaba jugar con todo eso y él era una esponja.

“Fue un profesional de chico, de primerísimo. Él padre era más que exigente, y hasta déspota. Cuando viajábamos, la suite presidencial era para él y nosotros nos acomodábamos en otros lados. Porque te digo, Luisito Rey vino a la Argentina con Pedrito Rico, un cantante español, a hacer ‘La Feria de la Alegría’, eso venía a hacer”

Miguel Chao: “Lo que pasó fuera de cámara, a propósito de lo que ustedes le están preguntando, que si le parece que es la madre de Luis Miguel o no, yo también se lo pregunté fuera de cámara. Y él me dice que no, que él sabe toda la verdad sobre la madre de Luis Miguel, lo que pasó, pero no está dispuesto a contarlo”

Rubio: “Yo todo lo que sé lo viví con el padre, lo que me contó el padre. Cuando nosotros estábamos en Río de Janeiro, él viajó a tratar de ver a la madre, todo un montón de cosas. Pero son cosas que me contó el padre. Lo que yo sé, por boca del padre, no lo voy a decir en público”

Tonka: “¿Pero estaría viva o habría fallecido?”

Rubio: “No, no, mi amor, eso te puedo decir, estamos hablando de harto tiempo, pero estaba muy mal. Tenía poco tiempo de vida”

Sergio Riesenberg: “Perdón, Cacho, ¿te puedo hacer una pregunta? ¿Tú le crees a Luisito Rey? Lo que te contó, ¿le crees?”

Rubio: “¿Si yo le creía? Como no le voy a creer. No tengo por qué no creerle, si siempre lo que me dijo fue así. Ahora, son palabras de él. Si a vos te cuenta algo un amigo, en confidencia, me imagino que tenés que guardar la confidencia, me imagino…”

Pancha Merino: “Cacho, ¿tú eras más amigo del padre de Luis Miguel o de Luis Miguel? Porque ayer hablábamos con Polo, un amigo argentino de Luis Miguel, y él decía que todos le hacían la corte al padre. Lo cotizaban más como un producto que como un ser humano”

Rubio: “No, a Micky. No, no, a los dos, porque vivíamos juntos. En una gira se está juntos totalmente. Es más, acá en la Argentina hay una historia de la chalina mía, de la chalina de la suerte, de los Martín Fierro, y esa chalina me la regaló Luis Miguel. Y el padre, cuando yo me vine de allá, le dije que no quería seguir más, no por nada, porque yo era de Buenos Aires, mi gente, mi familia, mis amigos, y ya estaba…”

Riesenberg: “Perdón, ¿viniste a Chile con él?”

Rubio: “No, porque estaba en otro lugar”

Riesenberg: “Porque vino varias veces a Chile”

Rubio: “No fui a Chile con él. No fui al Festival”

Riesenberg: “¿Ubicas a Alex McClure?”

Rubio: “Sí, sí… Pero yo no estuve toda la vida. Te cuento. Le estaba diciendo a Julio que agarré toda esa parte y que después de un año me vine. Hoy fue Luis Miguel y antes fue Rafaella Carrá, Julio Iglesias, Roberto Carlos, Franco Simone, para nombrarte a algunos”

Riesenberg: “Qué curioso. Perdón, Cacho, pero todos esos artistas vinieron a Chile, los trajimos a Chile. Tuve contacto con ellos y yo jamás te vi”

Rubio: “¿Qué me vas a ver? Si no fui. Yo me manejaba en Argentina, no para Chile. Vos me decís ‘buenas tardes’ y hacés la novela. No interpretés. Reconozco el doble sentido”

Riesenberg: “Yo cuando fui a Argentina, a contratar a Luis Miguel, tampoco te vi”

Rubio: “¿Vos sos el que dijiste que a los 14 años se drogaba?”

Riesenberg: “Sí”

Rubio: “¿Sí? Creo que tomaste pastillas para mentir, hermano”

Riesenberg: “Yo no miento. El informe lo tengo de la gente que hacía el aseo en el Hotel Miramar”

Rubio: “Cuando vos tengas una foto… hay una foto donde Luis Miguel me tiene abrazado a mí y me dice ‘padrino’. Eso es confianza. Lo que interpretes vos, o trates de hacer, vos me decís…”

Riesenberg: “Perdona, ¡yo lo puedo probar! Tú, lo que estás hablando, no puedes probar nada. Lo que yo estoy diciendo lo puedo probar. Y esa es la diferencia entre tú y yo”

Rubio: “¡Por favor, hermano! Ya, tenés razón. Si vos lo decís así”

Riesenberg: “¡Estaba al lado de él!”

Rubio: “Estás interpretando y diciendo cualquier cosa”

Riesenberg: “No estoy interpretando nada. Estaba en la habitación”

Rubio: “Si vos querés prensa, hacela. Estás en todo tu derecho. ¿Vos viviste en la casa de Luis Miguel? Yo tengo fotos en la casa de Luis Miguel. ¿Vos tenés fotos a los 9 años, cuando lo trajimos? Yo tengo fotos, no las tienen ustedes. ¿Vos tenés fotos de él en mi cumpleaños? Mirá vino a mi cumpleaños”

Riesenberg: “Fue a los 13, 14 años… Y no he ido a tu cumpleaños. No sé qué pasó en tu cumpleaños. Yo sé lo que pasó en Viña y sé lo que pasaba en Chile las veces que venía”

Rubio: “¡Bueno! Yo de Viña no hablo porque no estuve ni sé. Pero si vos me decís que un menor toma droga a los 14 años”

Monserrat Álvarez: “Pero Cacho lo conoció más que pequeño que cuando vino a Chile”

Tonka: “Entonces, Cacho, ¿tú descartas entonces lo que dice Sergio? Quien trabajó, estuvo muy cerca de ellos, en la habitación de al lado, y bueno, tiene esa información. Tú, lo que tú viste, porque se habla que Luisito Rey…”

Rubio: “Es información…”

Tonka: “Se habla que Luisito Rey tenía una vida muy intensa por las drogas. ¿Tú viste que alguna vez Luis Miguel estuviera rodeado o cerca de algo así?”

Rubio: “No, no, no. Una cosa es el padre, otra cosa es Luis Miguel. Yo le estaba diciendo a él (Riesenberg) que tenía 13, 14 años y estábamos en el hotel con el jefe de custodia, un montón de gente, y el nene, Micky (Luis Miguel), fue a buscar una cerveza y se la tomó así, y yo no lo había visto tomar nunca alcohol. El padre le tiró un cachetazo, le tomó la cerveza y se la tiró. Él salió corriendo y yo salí a buscarlo y decirle. La relación de Micky con el padre no era tan buena, si era de respeto”

Riesenberg: “La tuya si con el papá”

Rubio: “Pero además dicen… La mía si, con el padre y el Paco que era representante, el mánager, con Luis Miguel, el papá, con los tres”

Riesenberg: “Me queda claro”.