A medida que se acortan los plazos para la definición presidencial, ha comenzado a aumentar la tensión en los distintos conglomerados y partidos políticos. Chile Vamos no está ajeno a este fenómeno, y pese a que en la actualidad Sebastián Piñera es la única carta de la oposición que podría asegurarle al sector volver a La Moneda, los candidatos satélites (José Antonio Kast y Manuel José Ossandón) han incrementado sus críticas hacia el empresario por sus eventuales conflictos de interés.

Esta situación está provocando roces importantes entre los dirigentes del bloque, que están escalando, y que podrían derivar en un quiebre que deje a Chile Vamos en una posición imposible. Y es aquí donde está precisamente la disyuntiva para Renovación Nacional, colectividad que tendrá que resolver varios frentes internos muy complejos.

Y es que en el partido muchos aceptan que Piñera es hoy la mejor carta que tiene la coalición para intentar recuperar el poder, pero a su vez la tienda política deberá definir a su carta presidencial, entre postulantes internos, el propio ex Presidente, y la presión de Ossandón para que a él también lo nominen.

La espada de Damocles aquí, según confirman al interior del partido, es que de no manejar bien el cuadro actual, se puede concretar al absurdo de que la oposición llegue con más de un candidato presidencial a la elección de noviembre, lo cual todos asumen como un verdadero “suicidio” político.

Pero es tal el nivel de nerviosismo que se ha instalado en el conglomerado, que ya hasta las formas se han perdido, y el diputado Nicolás Monckeberg salió a darle con todo al senador Ossandón por su postura crítica contra Sebastián Piñera.

Esto supone un riesgo para la mesa directiva de RN, que según fuentes internas, está desplegando esfuerzos para evitar que el conflicto se desborde y derive en un escenario donde todos resulten perjudicados.

Y en este frente son dos los análisis internos que se hacen en RN respecto a lo que podría suceder. Por una parte están quienes piensan que el senador Ossandón no tiene mucho margen para maniobrar, ya que pese a todo el despliegue mediático y en terreno que ha realizado desde que lanzó su candidatura, ha sido incapaz de despegar en las encuestas.

Una de estas voces considera que si bien Ossandón ha vuelto a amenazar que llegará a primera vuelta en caso que RN declare como candidato a la primaria solo a Sebastián Piñera, tomar esa decisión significaría pagar un costo político demasiado alto, que no cree que el parlamentario esté dispuesto a pagar.

Hacer algo así, dice este personero, sería asistir a su propio entierro político, ya que terminaría siendo sindicado como el responsable de la probable debacle presidencial de Chile Vamos.

En paralelo, hay otros dirigentes que piensan que Ossandón tiene poco que perder, y que ven como altamente probable que “tire el mantel” si se siente perjudicado por la decisión de la RN y de Chile Vamos.

En este grupo afirman que si ya fue capaz de renunciar al partido para asumir con mayor nivel de libertad su candidatura, no existe mayor obstáculo para que se lance como independiente en primera vuelta, sobre todo si ya ha pagado los costos políticos, que según ellos se ve reflejado en su imposibilidad de despegar en los sondeos de opinión.

Y el temor de quienes están en esta línea, es que si un escenario así se desencadena, aun cuando el senador marque apenas un 3%, o 4% en las encuestas, la segunda vuelta va a estar tan reñida, que ese porcentaje podría marcar la diferencia en los resultados de la presidencial.

Pero en el partido también están conscientes de que no pueden permitir que dirigentes del propio sector le disparen a quemarropa a Piñera, más aún, cuando le está cayendo toda la artillería pesada desde la Nueva Mayoría, con la clara intención de afectar su posición de privilegio en la carrera presidencial.

Guerra declarada

El ataque del diputado Nicolás Monckeberg a Manuel José Ossandón es una primera señal potente de lo que se podría venir en las próximas semanas, ya que cercanos a la mesa directiva asumen que este tipo de respuestas se multiplicarán una vez que el empresario haga pública su decisión de competir por el sillón de O´Higgins.

Son varios en el partido que han preferido no responderle en público al senador Ossandón por prudencia, para evitar desatar un conflicto mayor, y principalmente porque Piñera todavía no es candidato oficial, pero que eso cambiará apenas se proclame, afirma otra fuente partidista.

Hasta ahora, el ex alcalde de Puente Alto contaba con ciertas garantías dentro de RN, porque existía un sector, especialmente en las bases, que lo apoyaba en su aventura presidencial, sobre todo ante la posibilidad de que Piñera finalmente no postulara. Sin embargo, dicen en el partido, ese respaldo se ha comenzado a diluir, tanto porque el senador no marca en las encuestas, como su posición extremadamente díscola en relación a los intereses del partido y de Chile Vamos.

Ya hace un par de meses, su principal apoyo, Carlos Larraín, lo reprendió públicamente por unas declaraciones que hizo el senador contra el ex Presidente. En el partido afirman que efectivamente se ha instalado un sentimiento anti Ossandón en determinado sectores, especialmente en los que ya asumen a Piñera como la carta presidencial de Chile Vamos.

Y el problema para Ossandón es que además está recibiendo críticas cruzadas, ya que Evelyn Matthei también lo cuestionó en duros términos, lo que demuestra que se incrementará la presión para que no siga atacando a Piñera como estrategia de campaña.

En el partido no tienen claro si estas respuestas que está recibiendo Ossandón lo inhibirán de seguir criticando al empresario, pero apelan a que sienta la presión que se está generando, y se someta a las primarias del sector, bajando los decibeles de sus cuestionamientos al ex Mandatario.

Escrito por Carlos Cuadrado S. para El Muro

/gap