En prisión preventiva por 120 días, mientras se realiza la investigación, quedó la mujer de 54 años acusada de asesinar a golpes a su nieto en La Calera, porque no quiso consumir la comida que le había preparado.

La Fiscalía solicitó que se realizaran exámenes sicológicos a la mujer, que reveló a la PDFI que había pasado con su nieto.

La información -que reproduce el Mercurio de Valparaíso- fue detallada por el subcomisario de la Brigada de Homicidios de la PDI, Gabriel Alarcón, quien además narró lo que encontraron cuando llegaron a la casa de la mujer.

“Al revisar el cadáver de la víctima, se pudo constatar que presenta varias heridas contusas, varias de ellas importantes a nivel de su cabeza, como un corte en el cuero cabelludo, diferente equimosis a nivel de sus extremidades superiores, inferiores, espalda, abdomen, glúteos, lesiones que dan a entender que son atribuibles a terceras personas”, dijo el efectivo policial.

“Paralelamente se concurrió al domicilio del menor, donde se encontraron elementos contundentes, como el mango de un escobillón  y un bate de madera que presentaban manchas rojizas que indicaría la presencia de sangre”, agregó.

La mujer les narró a los detectives que “había ejecutado diferentes golpes con elementos contundentes de puño y puntapié a su nieto porque él no quería alimentarse, situación que ofusca a esta mujer hace dos días y, lamentablemente, comienza una serie de golpes que generan que este menor comience con vómitos explosivos y sangramiento que generaron que fuese trasladado al hospital de La Calera”.

Según el detective, el esposo de la mujer señaló haber sido testigo de episodios de violencia con golpes a su nieto, mientras que la autopsia de la víctima arrojó “la destrucción de órganos importantes a nivel digestivo”.

Por otra parte el subcomisario informó que “las declaraciones de vecinos indican ser testigos de oída de violencia al interior de este departamento”.

/gap