Hace poco más de una semana que la ex ministra de Educación, Mariana Aylwin, se encuentra en Estados Unidos. El viernes participó de un seminario organizado por estudiantes chilenos de la Universidad de Chicado. Al encuentro también estaban convocados el senador Felipe Kast y el analista político, Cristóbal Bellolio. Esa fue la razón por la que la ex militante de la DC estuvo ausente en la conmemoración realizada por los dos años del fallecimiento de su padre y ex Presidente, Patricio Aylwin.

La líder del referente “Progresismo con Progreso” realiza un balance del primer mes de Sebastián Piñera, de la oposición y del escenario que enfrenta el movimiento que lidera.

-¿Cómo vivió este segundo aniversario del fallecimiento de su padre?

-Los dos años se han pasado rápido. Lo echamos mucho de menos porque vivíamos muy pendientes de él en el último tiempo. Y fue un papá , abuelo y bisabuelo muy presente. Su legado, básicamente, es el haber sido una persona que amó a Chile, que se jugó por sus ideales, que fue coherente, que fue dialogante, pero firme. Era una persona con convicciones. Eso mismo lo hacía capaz de ser una persona abierta y de cambiar de opinión, de escuchar a los demás, y de ponerse en el lugar del otro. Era muy libre, y esa es una cualidad que en la política no existe demasiado.

-En el Congreso recordaron al Presidente en una ceremonia a la que asistieron senadores de diversos partidos políticos. ¿Qué le parecen estos de apoyo transversales?

-Para nosotros es un orgullo. Significa que lo que él hizo fue valorado desde distintos mundos y eso es bueno para Chile. Creo que fue bueno en su tiempo y es bueno en este tiempo también.

-¿Hace falta ese ánimo de acuerdos en la política nacional de hoy?

-Tengo fe en que el ánimo que prevalezca sea el de buscar acuerdos y eso se hace conversando. Cuando no se producen los acuerdos, bueno, se zanjan democráticamente, pero la imposición de la mayoría sobre la minoría no basta para hacer un buen gobierno. Hay que convocar a la unidad del país y a todos los sectores porque finalmente se trata de una construcción común.

“El costo de no integrar estas comisiones lo pagan los que no quieren participar”

-Y en esa construcción ¿qué le parece que el Gobierno esté organizando comisiones prelegislativas y que finalmente el PS y el PC se hayan restado de los encuentros?

-Me parece bien curioso que se resten porque Michelle Bachelet, tanto en su primer gobierno como en el segundo, convocó a muchas comisiones. El costo de no integrar estas comisiones lo pagan los que no quieren participar. El país valora que existan instancias de diálogo y que se pueda ampliar la conversación, que no quede solo reducida al Congreso. Allí se zanja finalmente, pero el diálogo prelegislativo es fundamental.

“José Miguel Insulza cometió un tremendo error, porque el Presidente ha invitado a título personal y decir “mire, mi partido no me deja”, creo que revela falta de liderazgo”.

-La senadora Carolina Goic participa en una de las comisiones y fue criticada por otros dirigentes de la DC ¿Considera que ella debería seguir participando o debería acatar una orden de partido como fue el caso de José Miguel Insulza en el PS?

-Creo que José Miguel Insulza cometió un tremendo error, porque el Presidente ha invitado a título personal y decir “mire, mi partido no me deja”, creo que revela falta de liderazgo. En cambio, Carolina Goic pagó el costo de la crítica de su partido o sus compañeros de bancada, pero fue capaz de asumir un liderazgo y decir “yo creo en esto y lo voy a hacer”. Creo que en estas comisiones hay que ser generoso y hay que responder al llamado del Presidente con altura de miras.

“Hay que ir confluyendo hacia articular distintos movimientos que están en el centro político y dotarlos de contenido”.

-¿Cómo evalúa la gestión del Presidente Piñera en su primer mes?

-Veo al Presidente en una actitud bastante distinta de la del primer gobierno, más humilde, más republicano, menos chaquetas rojas, menos de esas cosas pirotécnicas. Y sin perjuicio de que creo que se han cometido algunos errores, en general el Gobierno está abordando los temas que planteó y con un espíritu de diálogo con las comisiones de Seguridad, de Infancia y de La Araucanía. Habrá que ver que las cosas no queden en palabras, sino que se traduzcan en hechos y en acuerdos y eso va a depender mucho de la forma en que el Gobierno lleve a cabo las conversaciones.

-El Presidente dijo que la gratuidad llegó para quedarse ¿Cree que el Gobierno está asumiendo banderas de otros sectores y que no estaban consideradas?

-Ampliar la gratuidad más allá de la lo que la ley establecía este año es una equivocación, sobre todo porque en el sector hay temas que están pendientes y que requieren de inversión. Más bien pareció un gesto político que una decisión muy convencida. Me parece que fue un gesto al senador Manuel José Ossandón. Comparto que la gratuidad llegó para quedarse, pero es bien raro que este año, cuando  aún no está promulgada la ley, se otorgue más gratuidad de la que la ley estableció. Es una contradicción con lo que el propio Presidente había planteado anteriormente y con lo que se acordó en la ley.

Centro de estudios de “Progresismo con Progreso”

-¿Cómo van los avances del sector “Progresismo con Progreso”, que usted lidera?

-Se está constituyendo un centro de estudios, estamos organizando una estructura, conversando con mucha gente y vamos a ver qué viene hacia adelante, pero nos importa aportar en el ámbito de las ideas e ir contribuyendo a articular, en el espacio político del centro, una mirada con más contenido.

– Usted ha tenido acercamiento con Andrés Velasco ¿cómo siguen esas conversaciones?

-Llevo bastantes días fuera de Chile y no he tenido ninguna conversación. Espero tener conversaciones cuando vuelva.

-¿Con Andrés Velasco?

-Con muchas personas. Creo que hay que ir confluyendo hacia articular distintos movimientos que están en el centro político y dotarlos de contenido.

Por Javiera Barrueto para ellibero.cl

/psg