Dos nuevos estudios de investigadores de la Universidad de Arkansas refuerzan el argumento de que algunos tipos de vida pueden sobrevivir a las duras condiciones que se encuentran en Marte.

Rebeca Mickol y Tim Kral, especializados en Ciencias Biológicas, Espaciales y Planetarias, basaron sus estudios en metanógenos, microorganismos productores de metano que son comunes en la Tierra.

Los metanógenos son de interés para los científicos que estudian la posibilidad de vida en Marte porque el metano se ha detectado en Marte. En la Tierra, muchos metanógenos pueden sobrevivir en condiciones extremas,  desde respiraderos geotérmicos en el lecho marino hasta el permafrost ártico. Los científicos han creído por mucho tiempo que los metanógenos también podrían prosperar en Marte.

En un experimento, los investigadores sometieron cuatro especies de metanógenos a oscilaciones de temperatura entre menos-80 y más-22 grados Celsius durante ciclos de 24 y 48 horas. Tres de las cuatro especies sobrevivieron al frío, con una especie que produce sustancialmente más metano después de regresar a su temperatura de incubación normal de 55 grados Celsius que antes del experimento. “El ciclo de congelación-descongelación tuvo poco o ningún efecto sobre el crecimiento de este organismo”, dijo Mickol. “No murió. Algunas células pueden tenerlo, pero teniendo en cuenta la cantidad de metano producido después, sobrevivieron los metanógenos”, explicó en un comunicado.

Los resultados indican que los metanógenos podrían sobrevivir en Marte tal como existe hoy en día, o pueden haber prosperado allí en el pasado cuando el planeta era más cálido y húmedo, lo que los convertía en candidatos ideales para la extinción o la existencia en Marte, escribieron los investigadores.

En un segundo experimento, Mickol y Kral sometieron tres especies de metanógenos a presiones atmosféricas de 50 y 100 milibares, un rango que podría existir debajo de la superficie de Marte. La presión atmosférica en la superficie de Marte promedia unos 7 milibares, mientras que la presión del nivel del mar en la Tierra promedia 1013 milibares.

Una de las tres especies en el estudio creció activamente a 50 milibares, mientras que las otras dos sobrevivieron a su exposición y volvieron a crecer activamente después del experimento. “Estos experimentos sugieren que los ambientes de baja presión en Marte pueden no ser letales para ciertas especies de metanógenos y aumentar la posibilidad de un subsuelo habitable en el planeta”, indica el estudio.

/psg