En Junio del 2007, cuando el presidente Rafael Correa tenía apenas 5 meses en el Gobierno, llamó “gordita horrorosa” y “majadera” a una periodista de Diario El Universo, con lo que inició, según grupos feministas y de la sociedad civil, una era de agresión verbal contra las mujeres, pese a ufanarse de tener el gobierno con el mayor número de mujeres en el Gabinete y una Asamblea Nacional, con mayoría de mujeres, y tres de ellas, como presidenta y vicepresidentas de la Legislatura, algo no visto antes en la historia del país.

Grupos feministas aseguran que en Ecuador se vive un régimen patriarcal y machista, en donde en la figura del Presidente Rafael Correa se ejerce poder contra las mujeres como si fueran de segundo plano.

“Es un régimen patriarcal, machista y misógino, durante el cual hemos visto muchos retrocesos para las mujeres. Los puestos representativos de mujeres en el Ejecutivo y Legislativo son solo para dar un ropaje de equidad que en la práctica no existe, y con mujeres que no nos representan pues su trabajo no ha tenido la más mínima trascendencia. Es una década en que ha habido abuso del poder para denigrar a las mujeres”, asegura Katty, Betancourt, dirigente de la mujer de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie).

Hoy día, el gobierno realizará una marcha en Quito para conmemorar el Día Internacional de la Mujer. Correa ha dicho que la marcha congregará a unos 100.000 simpatizantes de su Gobierno, que curiosamente también conmemorarán el inicio del feriado bancario que afectó a los ecuatorianos en 1999 y que ha sido tomado por el régimen como uno de los caballos de batalla para atacar al candidato presidencial Guillermo Lasso, a quien se lo acusa de ser uno de los responsables del feriado por haber sido ministro –por 37 días- del Gobierno de Jamil Mahuad, que decretó dicho feriado.

Las mujeres en Ecuador no están felices con esa marcha. “Ya basta de politiquería y de pretender usarnos como si fuéramos objetos”, dice la ex asambleísta Lourdes Tibán. “Las mujeres no podemos seguir siendo objeto de burla; durante una década completa el Presidente se ha burlado de las mujeres y ahora quiere utilizar el Día de la Mujer para reivindicar su politiquería y no los derechos, luchas y aspiraciones de las mujeres”.

Y es que Correa ha sido generoso en el uso de calificativos desde los enlaces semanales –resumen de actividades que hace cada sábado en distintas poblaciones y que son transmitidos por radio y televisión- “Gordita horrorosa, mujer falsa, mediocre, desadaptada, sesgada, seudoecologista, mentirosa, manipuladora, fracasada, mujer que miente todo el tiempo, muñequita de pastel, pobre señora, neuróticas de siempre, malcriada, soberbia, desquiciadas”, son algunas de las expresiones que el Presidente ha utilizado para descalificar a periodistas, ecologistas, activistas de derechos humanos, educadoras, políticas… de quienes se ha burlado en infinidad de ocasiones.

/Infobae

/gap