Lira Plaksina, de 47 años, fue condenada a cuatro años de cárcel después de haber cortado el pene de su marido, de 44, luego de que este regresara a la casa que compartían en estado de ebriedad y exigiendo tener relaciones sexuales.

De todas maneras, en el juicio, el juez a cargo del caso declaró culpable a Plaskina por haber atacado a su maridó cuando él se encontraba en un estado vulnerable mientras dormía en el sillón.

Según informó el Daily Mail, la mujer no mostró ningún tipo de remordimiento y consideró que la pena de cuatro años resultó ser muy blanda para ella. “Está todo bien”, soltó Lira mientras tiraba besos en la corte.

Los vecinos de la pareja aseguraron que ambos tenían una “relación de mucha tensión” y que sus peleas eran bastante “ruidosas y constantes”.

Hasta el momento se desconoce si el pene pudo ser reimplantado.

/psg