Es uno de los históricos de la DC. No renunciará al partido y, de hecho, nunca lo ha pensado. En tono de broma ante el complejo escenario de su colectividad, Edmundo Pérez Yoma dice que “yo seré el que apague la luz”. Grafica, de este modo, que su militancia no está en duda.
Pero esto no significa que no esté preocupado. Quien fuera ministro de Defensa de Eduardo Frei Ruiz-Tagle, y de Interior en el primer período de Michelle Bachelet, destaca, en conversación con “El Líbero” que la salida de Soledad Alvear de la DC es algo que será “difícil de asimilar por la militancia”. Aun así, considera que es posible que la colectividad logre ponerse nuevamente en pie.

-A su juicio, ¿la salida del partido de la ex presidenta de la DC, Soledad Alvear, marca un hito dentro de la historia de la colectividad?

-No hay duda que la salida de Soledad Alvear del Partido Demócrata Cristiano es algo que impacta y conmueve a la militancia. No conozco a nadie mas auténticamente demócratacristiano. Soledad no ha renunciado siguiendo un impulso emocional, sino que después de un largo proceso de discernimiento. Esta renuncia, y las otras, hay que tomarlas con mucha seriedad.

-¿Cómo deben entender las bases este proceso?

-Para el militante de base esta decisión será difícil de asimilar. Soledad ha sido por años un referente muy respetado y cuya opinión, por lo menos hasta hace muy poco, era escuchada con atención. Su renuncia es una señal de que algo anda muy mal en nuestro partido.

-¿Con esto se termina una corriente interna, que nace bajo el alero del Presidente Patricio Aylwin?

-No. La figura y las enseñanzas de Patricio Aylwin no pertenecen a ningún grupo ni persona en particular dentro de la DC.

/Entrevista de Mariela Herrera para El Líbero

/gap