Son las universidades que se han convertido en símbolos por sus crisis económicas y administrativas: la Iberoamericana y la Arcis, instituciones que comparten el hecho de que aún no pueden iniciar el año académico 2018 a la espera de soluciones por parte del Ministerio de Educación.

En el caso de la Universidad Arcis, recién el 16 de abril pasado comenzaron las clases para concluir con el segundo semestre del año 2017. Está previsto que el proceso pueda concluir a mediados de mayo.

Pensando en eso, la Federación de Estudiantes se ha reunido con el Mineduc para acelerar el proceso y así, una vez que concluyan las clases pendientes, se inicien el año académico actual de inmediato, “sin baches”, explica la presidenta de la organización, Sandra Beltrami.

“Nosotros pedimos soluciones para los alumnos desde hace meses, como por ejemplo liberar presupuestos para contratación de profesores y no lo hicieron. Lo pedimos hace cuatro meses y si se hubiese actuado a tiempo, no habría atrasos como los estamos viviendo hoy”, explica la dirigente.

La semana pasada hubo una reunión con la División de Educación Superior (Divesup), donde se abordó la posibilidad de que la Universidad Católica del Maule asuma como tutora de la Arcis -ya que perdió la autonomía- y cómo se continuará con los convenios con otros planteles para los alumnos que tomaron esa opción y el proceso de matrícula para quienes buscan continuar.

Por otra parte, el Mineduc notificó formalmente la Universidad Iberoamericana el 15 de marzo pasado y desde entonces se encuentran a la espera de un plan de cierre por parte del administrador, para lo que tenía 30 días. Hasta el momento, no se pueden contratar profesores ni cerrar el semestre pasado por sueldos impagos y notas que no han sido liberadas.

Según explica la presidenta de la Federación de Estudiantes de dicha institución, Paz Gajardo, la fecha tentativa que se maneja para el inició de clases de los estudiantes que quedan es mediados de mayo, pero todo dependerá de los recursos económicos que debieran llegar al plantel para los pagos pendientes.

Así, la Universidad Tecnológica Metropolitana (UTEM) es una de las casas de estudio interesada en comprar las sedes de “la Ibero”, la que permitiría retomar las clases.

“El ministerio está dejando todo el trabajo en esta situación al administrador de cierre y no han colaborado activamente con a reubicación de los estudiantes, tampoco en la gestión para mantener las becas de permanencia”, critica Gajardo y recuerda que por ley se deben entregar montos para que las universidades en crisis puedan reordenarse. “Si eso hubiese ocurrido, ya estaríamos en clases”, sentencia.

Para el diputado DC Mario Venegas, la intervención ha sido siempre muy cuestionada por los estudiantes federados, que buscan salvar los proyectos -como es el caso de la Arcis- y cuestiona que a veces no hay una comprensión por parte de los afectados, esperando que los interventores vengan con recursos financieros para solventar la situación.

“La verdad es que la ley no dice eso. Es simplemente lo que logra en ingresos la universidad más los recursos que llegan desde el Estado, a través del CAE u otros. Desde el punto de vista de las universidades, sería muy injusto para el resto que se les entregara más recursos a este tipo de instituciones que a las que lo hacen bien“, afirma Venegas.

A juicio del diputado RN Luis Pardo -quien es miembro de la comisión de Educación de la Cámara y ha recibido a los representantes de los planteles-, la normativa para el cierre o administración provisional de universidades “ha probado ser bastante ineficaz, porque se sobreponen normas y funciones” entre quienes intervienen en estos procesos, como el liquidador y el administrador.

Pardo explica que el Mineduc ha intervenido en ya en solucionar algunos de los problemas que viven estos planteles, entre estos suspender el remate de los bienes de la Arcis para poder continuar las clases eventualmente y lograr que estudiantes de derecho puedan dar el examen de grado. Asimismo, que se han acelerado los procesos para reubicar alumnos en otros planteles o continuar con las clases a corto plazo.

/gap