¿Sabías que aún en tiempos modernos en muchos lugares del mundo el agua potable sigue siendo un privilegio de pocos? Hace unos meses se anunció que Ciudad del Cabo, la segunda ciudad más poblada de Sudáfrica, vivía tiempos críticos, alcanzando un “punto sin retorno” debido a la grave sequía que los afecta y que desde febrero los ha obligado a implementar serias medidas, como por ejemplo, que cada persona tenga acceso sólo a 25 litros de agua al día.

Ante esto, el impacto mundial no se ha dejado esperar, cuestionándonos cómo es que llegamos hasta este punto.Por lo mismo, se torna fundamental adquirir hábitos de cuidado del agua, como también utilizar ciertos productos que facilitan dicha misión. Y fue en esa búsqueda, que descubrimos “LifeSaver”.

Convertir agua sucia en potable

Se trata de una botella (que incluso está en presentaciones más grandes, tipo bidón) que logra transformar agua contaminada en potable. ¿Cómo lo hace? La botella cuenta con infiltro que posee membranas de 15 nanómetros.

Con este mecanismo, logra eliminar el 99.999% de los virus y el 99.999995% de cualquier otra cosa presente en el agua que pretendes beber, incluyendo bacterias, hongos y larvas. Además, posee un filtro de carbon activado se deshará del mal sabor. ¡Agua lista para beber o cocinar!

Su funcionamiento es simple. Llenas de agua el receptáculo y gracias a una bomba manual filtras el agua, la que se guarda en un espacio separado.

Puedes filtrar aproximadamente 750ml por minuto y los filtros están garantizados para limpiar hasta 6.000 litros o casi ocho años de agua, considerando la medida recomendada de “beber al menos dos litros de agua al día”.

¡Y existe en Chile!

¿Lo más genial? Está disponible en Chile. Pamela Cifuentes K, Gerente General Segtec, representante exclusivo de LifeSaver para Chile, Perú, México y Argentina, señaló que les “pareció una tremenda oportunidad traer este producto a Chile pensando que no hay algo similar en el mercado y somos un país de catástrofes”.

“LifeSaver hace un gran aporte en medio de la contingencia. Además somos un país referente en deportes outdoors. Claramente la necesidad existe”, añadió.

La botellita mágica apunta tanto a un segmento mayorista como minorista, pues sus bidones con sistema de ultrafiltración van desde un tamaño que sirve para grupos grandes de personas, colegios, hospitales, camping, campañas, expediciones y contingencias por catástrofes, hasta botellas para uso personal.

Además de poder recoger o verter agua en la botella de forma normal, el accesorio de una manguera externa ofrece a los usuarios la opción de bombear directamente desde la fuente de agua, creando así un filtro en línea. La línea de Lifesaver cuenta con filtros que duran aproximadamente de 2 a 5 años, dependiendo del tamaño del purificador, el que se reemplaza fácilmente, lo que permite mantener la continuidad de suministro de agua pura.