Desde 2010, la ley consagra en Chile el derecho a la atención sin discriminación de todas las personas que requieran regulación de fertilidad sin hacer distinciones de edad, sexo. Esto incluye la anticoncepción de emergencia o “píldora del día después”.

Ese año, según datos del Ministerio de Salud (Minsal), se entregaron 4.367 dosis. Entonces, varios municipios cuestionaban la entrega y otras voces se alzaban diciendo que las mujeres utilizarían la píldora como un método anticonceptivo. Pese al revuelo, un año después, el sistema público entregó 6.288 dosis.

Según el Departamento de Estadísticas e Información de Salud (Deis) del Minsal en 2017 se entregaron 20.437 (consultorios y servicio de urgencia). De ellas, 6.343 (casi un tercio) fueron solicitadas por adolescentes menores de 19 años, 630 de estas por menores de 14 años.