Alexis Sánchez vivó un partido especial. Por primera vez se enfrentó al Arsenal, club al que defendió durante tres temporadas y al que esta vez le ganó por 1-0 defendiendo otra camiseta.

Lo hizo en el Old Trafford, ahora con la camiseta del Manchester United.

Y en la previa el tocopillano fue protagonista. Ya en el túnel, antes de ingresar a la cancha, saludó uno a uno a todos sus ex compañeros de los “Gunners” que estaban formados en fila. Alexis no dudó y les dio un abrazo a cada uno de ellos. Luego, corrió hasta la banca de los visitantes para saludar a Arsene Wenger, el técnico que lo llevó a Londres. Fue un abrazo rápido, ya que posteriormente el DT fue homenajeado por el United.

Esto es lo positivo.

Lo malo es que los hinchas del Arsenal no lo perdonan. “Fuck Alexis”, gritan los fanáticos del conjunto visitante, que no le perdonan que los haya dejado. Incluso, cuando tocaba el balón se escuchan las pifias del público que hasta hace poco vibraba con él.

El United ganó finalmente por 2-1

/gap