César Henríquez tuvo que dirigir de emergencia a Universidad de Chile en la derrota por 2-1 contra Universidad de Concepción. El indicado iba a ser Esteban Valencia, pero al no contar con el certificado del título de entrenador no pudo estar en la banca en reemplazo del saliente Ángel Guillermo Hoyos.

Tras el encuentro, Henríquez sotuvo que “acá se pide ganar y no tenemos el mejor ánimo después de una derrota. El primer gol nos afectó mucho. El equipo mostró una extraordinaria disposición. Los jugadores están entregados por completo al campeonato nacional y la Copa (Libertadores). El partido se nos escapó en cinco minutos”.

“Es muy complicado lo que se ha vivido. Solo tuvieron dos días con un cuerpo técnico nuevo, que está de emergencia. cambiamos la forma de juego, porque estimábamos que era lo mejor. Hasta los goles de ellos, yo estaba conforme con el funcionamiento”, agregó.

El entrenador interino de los azules dispuso un cambio de sistema de juego ante El Campanil. Sin embargo, el 1-4-2-1-3 implementado no dio los resultados esperados.

Al respecto aseguró que “tenemos que ver el sistema a utilizar en lo que viene. Lo que venga ahora contra Racing, lo vamos a trabajar desde ahora mismo. Tenemos que mantener unas cosas y otras sin duda corregirlas”.

“Hay mucho que mejorar para lo que viene. La forma en que se manejó el trámite era lo que considerábamos pertinente. Los cambios fueron por lesiones. Justo vino el gol de ellos. No pudimos ser más profundos”, añadió, finalmente, Henríquez.

/gap