Parece un trabajo sencillo, pero no cualquiera vale. Se debe poseer buen olfato y un mejor tacto para poder testar los distintos productos que te ofrezcan. Las empresas que se dedican a este pulcro sector saben de la importancia de estos empleados, por lo que les pagan entre 27.000 y 44.000 euros al año.