En Brasil los científicos que buscan la cura para tratar la malaria se deben someter como conejillos de indias ellos mismos. Pues los mosquitos son tan listos que no caen en ninguna trampa y sólo comen picando directamente a los seres humanos.