Hablamos de una industria que mueve al año más de 15.000 millones de dólares. Como para que usted se electrocute usando alguno de estos utensilios. Como las principales empresas de fabricación se niegan a que esto suceda, pequeños héores se encargan de comprobar que todo funcione correctamente. La remuneración de uno de los trabajos más placenteros del mundo es de entre 27.000 y 44.000 euros al año.