Los científicos aseguran que de aquí a unos decenios, el trabajo de hombre del tiempo va a pasar a la historia. ¿Por qué? Porque en el futuro podremos influir en el clima y modificarlo a voluntad. El coordinador meteorológico será el encargado de desencadenar la lluvia cuándo y dónde se desee: sobre los cultivos, sobre los pantanos o sobre las ciudades para limpiarlas de contaminación.