Luego que el Presidente Sebastián Piñera, desistiera en la designación de su hermano Pablo Piñera como embajador en Argentina, desde el Gobierno insistieron en que la decisión se debió al largo tiempo, de hasta seis meses, que podría llegar a tomar una pronunciamiento de la Contraloría sobre la nominación.

Tiempo que aseguraron era crucial para las relaciones diplomáticas de ambos países. Al respecto, el canciller Roberto Ampuero comentó que “efectivamente hubo un cambio en esto, la razón de esto no se debe a nada vinculado al nepotismo o cosa por el estilo, subrayamos la trayectoria y el currículum de Pablo Piñera (…) Pero las cosas cambiaron, porque la decisión que iba a tomar Contraloría implicaba un periodo de tiempo muy largo y las relaciones entre Argentina y Chile son tan cruciales para ambos países que no se podía esperar por tanto tiempo con una embajada sin su embajador”.

En la misma línea, la ministra vocera de Gobierno, Cecilia Pérez, indicó que “si hoy esa nominación que el Presidente ha realizado ya no se lleva a efecto, es porque se ha aplicado en toda su plenitud el principio de prudencia al saber públicamente que la Contraloría señaló que los plazos para poder resolver el requerimiento de parlamentarios podría demorarse hasta seis meses. Las relaciones entre Chile y Argentina no pueden esperar seis meses”.

Respecto a los pasos a seguir, Ampuero afirmó que “estamos trabajando para presentar a un nuevo candidato, esto va a ser en los próximos días, estamos actuando en forma muy rápida, recopilando información y conversando con el Presidente de la República”.

/gap