Chile vive otro caso brutal. La pequeña Ámbar, de solo un año y siete meses, murió debido al quedar grave luego de ser violada presuntamente por Andrés Espinoza Aravena, de 30 años, pareja de la tía biológica de la menor, quien estaba a cargo de la niña.

El hecho ha impactado al país y ha generado manifestaciones de repudio a lo largo de Chile. El acusado quedó en prisión preventiva mientras dura la investigación sobre el brutal delito.

A medida que van pasando los días, han salido a la luz otras aristas del caso. Ignacio Páez, tío biológico de la pequeña, sacó la voz para entregar su testimonio.

El hombre luchó judicialmente por la custodia de su sobrina. Lo hizo luego de saber en las condiciones en las cuales vivía Ámbar y las conductas violentas del hombre culpado. Sin embargo, la justicia le negó la tuición de la pequeña.

En conversación con el matinal Muy Buenos Días, Páez se refirió a la negativa que le dieron y acusó una supuesta “discriminación” por su “preferencia sexual”.

Ignacio Gutiérrez y Cristián Sánchez (foto) se indignaron por la presunta discriminación que denunció el tío de Ámbar:

Andrea Arístegui: “Ignacio, esta es una situación obviamente desgarradora porque, además, uno piensa que hubo señales, que se pudo haber tomado algunas medidas. Se pudo haber intervenido y se pudo haber evitado que esto ocurriera.

“¿Qué pasaba desde el punto de vista de lo que hiciste? Porque tú conversabas con ellos, tuviste la oportunidad de cuestionar lo que estaba ocurriendo. ¿Y qué pasó desde el punto de vista de esa solicitud que hiciste para quedarte con la tuición?”

Notero: “En el fondo, ¿qué pasó con el proceso de la tuición que estabas viviendo? Tú me dices que tenían todos los requisitos”

Ignacio Páez: “Claro, teníamos todos los requisitos, teníamos jardín, teníamos colegio”

Arístegui: “¿Qué pasaba?”

Páez: “Discriminación. Me hicieron discriminación. Me tiraron a un lado por mi preferencia sexual”

Karen Bejarano: “¿Esa fue la respuesta que te dieron a ti?”

Ignacio Páez: “Directamente, no. Directamente no lo dijeron. Pero teníamos un trabajo, todo para tener a las niñas. Y ellos me preguntaron antes de la audiencia si era homosexual y todo el tema, y les dije que sí. Me dijeron que no había ningún problema con ese tema. Después me salen con esto. Aparte, una fundación de Concepción se contactó conmigo para hacerme los informes para ver si estaba apto para el cuidado de mi sobrina. El informe llegó después de la audiencia. Y el informe de ellos estaba ahí mismo en la audiencia. (Llegó) Como tres horas después”

Notero: “En definitiva, ¿tú crees que hubo una negligencia?

 Páez: “Sí, porque aparte del programa, a mí me avisaron un día miércoles que a mis sobrinas se las habían quitado a su madre biológica. Y yo viajé el mismo miércoles en la noche. Al otro día me encontré con la gran sorpresa que ya mi hermana mayor sabía que las niñas no estaban con su mamá y el programa que acudió a nosotros tuvo hasta el tiempo de venir a su casa, evaluarla. Entonces, les dije que por qué se habían metido, si yo estaba acá y ellos nunca han querido, en ese sentido, a las niñas. A nosotros nos consta. Tenemos testigos. Yo tengo gente que puede decir que es así”

Arístegui: “¿Y esos antecedentes, Ignacio, los entregaste?”

 Páez: “Yo los entregué. Lso entregué al programa y lo dije en esa audiencia, de que esta persona manejaba sin licencia, salía los fines de semana a carretear, dejaban sus hijos encargados. Y yo mostré fotos, mostré todo. Incluso después de haber finalizado la audiencia, al otro día en la madrugada, salieron a carretear. Y esa foto las saqué inmediatamente y las mostré”

Gutiérrez: “Aquí habían señales de alerta. Aquí me da rabia. No soy papá, pero me da rabia acá que Ignacio, que lo vemos en pantalla, que es de Concepción, él decía, entregaba los antecedentes, que algo estaba pasando, y alguien dijo ‘oh, ¿saben qué? Parece que Ignacio no puede tener la tuición porque es homosexual’. ¿Ustedes creen que no le trabaron la tuición de Ámbar precisamente por eso?”

Cristián Sánchez: “Seguramente. Y esa opinión tiene que estar. ¿Cómo no va a ser mejor un hogar con amor? Sea como esté conformado ese hogar, un amor donde una menor, de un año y siete meses, tenga contención, pueda tener cariño, pueda tener amor. La vida de Ámbar, si ustedes piensan la vida de Ámbar, su mamá no podía cuidarla. La entrega a otra familia para que la cuiden y le pasa esto. ¿Qué tipo de vida? Y hablo de la crueldad, de la brutalidad y, sobre todo, de la cobardía de este hombre con una niña de un año y siete meses. Imagina el nivel de indefensión de una guagüita así” –MIRE AQUI EL VIDEO-.