El Presidente Sebastián Piñera se refirió a la muerte de Ambar, la pequeña de un año y ocho meses que falleció tras haber sido violada y golpeada por la pareja de su tía.

En marco de la ceremonia por el Día del Trabajo, Piñera entregó su solidaridad con los familiares de la menor que fue “brutalmente abusada y asesinada”.

El Primer Mandatario aseguró que ya se realizó la querella para las personas que resulten responsables en el caso, agregando que “nuestro Gobierno no está de brazos cruzados”.

En ese sentido, anunció dos nuevas medidas.

La primera, será “una profunda revisión de los criterios con que se seleccionan las familias de acogida”.La segunda medida será “legislar para aumentar los plazos de prescripción para que los delitos sexuales contra nuestros niños no queden impunes”.

/gap