Este 1 de mayo se conmemoró el Día Internacional de los Trabajadores con dos marchas multitudinarias en el centro de Santiago. Una de ellas, la marcha de la CUT se desarrolló en total tranquilidad, poniendo el acento en la brecha salarial entre hombre y mujeres en nuestro país.

En Chile las mujeres reciben un 30% menos de sueldo en comparación a los hombres en un mismo trabajo, por lo que distintas autoridades políticas hicieron ver este tema como algo urgente para tratar dentro de nuestra sociedad.

El Presidente llegó hasta el Hospital del Trabajador en compañía del ministro del Trabajo y Previsión Social, Nicolás Monckeberg, donde destacó las cifras de empleabilidad, señalando que en los últimos 12 meses se crearon 164 mil puestos de trabajo estables.

En la ceremonia, afirmó que estos trabajos fueron creados, en su mayoría, por Pequeñas y Medianas empresas y en regiones, dando prioridad a labores para mujeres y disminuyendo la brecha salarial.

“No sólo disminuyó, sino que alcanzó su nivel más bajo desde que se tienen registros de esta brecha salarial entre hombres y mujeres”, sostuvo.

Asimismo, se refirió a los avances en el derecho a sala cuna universal y en el estatuto laboral de los jóvenes.

“El trabajo no es el fin de nuestras vidas, es un medio para poder vivir nuestras vidas”, afirmó el Mandatario y explicó que por este motivo es importante “hacer un esfuerzo por compatibilizar mejor” el mundo laboral con la vida privada.

Cabe destacar las palabras que dedicó al teletrabajo. Afirmando que las tecnologías permiten una mayor libertad, por lo que hay que “facilitar el trabajo a distancia, el trabajo desde el hogar”.