Cierra el Real Betis el año con malas sensaciones. Derrota en el enfrentamiento ante el Levante UD tras encajar de nuevo un importante número de goles. Otra mala actuación defensiva, algo que se ha repetido en demasiadas ocasiones a lo largo de los últimos tiempos, ha marcado el recorrido verdiblanco en la visita al Ciutat de Valencia. La entrada de Canales al campo a la hora de juego se convirtió en la noticia positiva de la noche para los de Heliópolis. Fekir y Guido Rodríguez, apercibidos de sanción, fueron sustituidos sin ver tarjeta amarilla. Manuel Pellegrini y sus futbolistas tienen apenas cuatro días para darle la vuelta a la situación y afrontar, ni más ni menos, el primer derbi de la temporada.

Arrancó el encuentro el Betis con tres cambios en la alineación titular respecto al partido de hace seis días ante el Cádiz. El técnico decidió dar plaza en el once inicial a Emerson, que regresaba tras cumplir su sanción, Tello y Juanmi, dejando en el banquillo a Montoya, Joaquín y Sanabria. Y no pudo empezar peor para el equipo verdiblanco. Saque de esquina en el primer minuto de encuentro y Duarte, que le ganó en el salto a Guido Rodríguez, remató a gol ante la falta de contundencia del portero bético, Joel. Saltaba de nuevo por los aires la posibilidad de dejar la portería a cero por segunda jornada consecutiva. Le tocaba reaccionar a un Betis que consiguió volver al partido en una acción que tuvo bastante suspense. Mandi aprovechó un balón suelto en el área pequeña para marcar. En principio se levantó la bandera. Hubo revisión en el VAR por espacio de cuatro minutos para ver la posición del defensa bético, quién había tocado antes del remate de Mandi y cómo amortiguó Guido Rodríguez el balón que había llegado desde el lateral del área.

Era el momento de aprovechar la inercia positiva del empate. Alguna indecisión en la línea defensiva y en el centro del campo del Levante invitaba a pensar en la posibilidad de ganar metros para pisar el área de Aitor. Pero el que aprovechó su momento fue el equipo de Paco López. En un par de instantes casi consecutivos. En dos acciones que vienen a resumir lo ocurrido en bastantes partidos del Betis durante el año que se acaba. De nuevo la falta de contundencia defensiva se convirtió en el principio del fin de los verdiblancos. Hubo calidad por partida doble en las definiciones del capitán del Levante, Morales, pero en ambas jugadas se vieron errores béticos, por ejemplo, a la hora de buscar un pase o de fijar la marca dentro del área. Acusó lo ocurrido el equipo de Pellegrini que pese a todo tuvo una oportunidad para volver al partido. Sin embargo, el balón rematado por Fekir desde la frontal pegó en el poste derecho de la portería de Aitor. Para entonces ya se había registrado el primer cambio. Tello, con molestias, fue sustituido por Sanabria.

Tenía el Betis 45 minutos por delante para tratar de sumar algo sin perder de vista lo que llega el sábado. Morales se encargó de hacer todavía más complicada la noche para los verdiblancos. Un centro medido del capitán lo aprovechó Roger, que le ganó la posición a sus marcadores, para hacer el cuarto. Quedaba media hora y Pellegrini decidió sacar del campo a Fekir y Guido Rodríguez, que estaban a una tarjeta amarilla de perderse el derbi. Entró Canales, cuyo regreso se convirtió en la mejor noticia de la noche para los verdiblancos. También había salido al terreno de juego Lainez, que recibió un manotazo del defensa local Rober Pier en un balón dividido. La acción revisada en el VAR, le costó la roja directa al futbolista del Levante. Un viejo conocido de la afición bética como Sergio León estuvo cerca de marcar, pero el que lo hizo poco después fue Canales. De nuevo acudió Estrada Fernández al VAR. Señaló el colegiado penalti por mano de Duarte en un salto. El cántabro engañó a Aitor. Quedaba algo menos de un cuarto de hora para llegar al 90. Y de nuevo Canales apareció para acercar al Betis. Pase de Miranda al interior del área y el remate del cántabro, tras dar en un contrario, acabó en la red. Hubo balones en el área del Levante pero no un remate salvador para los verdiblancos. Vuelta a casa de vacío para un equipo que, en estos momentos, es el que más partidos lleva perdidos de LaLiga y el que más tantos ha recibido.

/Escrito por Juan Arbide para ABC de Sevilla