Aunque el corte de energía parecía vaticinar una noche negra en Copa Libertadores, al final a Colo Colo le resultó casi todo a la perfección. Los rostros de molestia por la hora de retraso se terminaron transformaron en una alegría vidente tras vencer por 2-1 a Delfín en Ecuador.

Si no hubiese sido por los últimos 15 minutos de sufrimiento, el encuentro pudo ser perfectamente el partido ideal para los dirigidos por Héctor Tapia que evidenciaron un dominio desde el comienzo.

Los ecuatorianos dejaron espacios durante casi todo el partido y Colo Colo lo aprovechó con un brillante Jorge Valdivia que tuvo el tiempo necesario para controlar el juego, respaldado por una banda derecha rápida y movediza con Óscar Opazo y César Pinares.

Justamente por ese sector es que llegaron las primeras jugadas de peligro. Como en los 17′, cuando un centro del ex Unión Española complicó a Pedro Ortíz que dejó escapar el balón y que dejó a Jaime Valdés a segundos de marcar el primero.

Sin embargo, solo tres minutos después llegó la revancha del volante. Paredes asistió a Valdés en la entrada del área tras una gran jugada visitante y este último no falló para el 1-0. El festejo eufórico reflejó el desahogo de una escuadra que vivió semanas complejas con la salida de Pablo Guede y el cambio de directiva en Blanco y Negro.

Quizás el gran problema de Colo Colo fue el sector defensivo, con tres defensores que no parecían del todo concentrados y sufrieron errores que pudieron acercar a los ecuatorianos del empate, sin ningún mérito.

Pero en el ataque, gracias al dominio del balón, resultaba todo. Paredes casi marca el segundo en los 24′, pero su disparo se fue al poste. No obstante, antes de ir al descanso sí pudieron festejar nuevamente. El mismo delantero marcó de penal tras una infracción a Jorge Valdivia y celebró su tanto 20 que le permite igualar el récord de ‘Chamaco’ Valdés en Copa Libertadores.

El complemento varió. Colo Colo retrasó sus líneas, no aprovechó que el rival tuviera 10 jugadores por expulsión de Nazareno antes de ir al descanso y esperó el contragolpe que, aunque también los acercó al tercero, no fue la fórmula correcta. El escenario era ideal para mantener la estrategia y liquidar al rival. Tapia lo replanteó y Delfín descontó.

Chicaiza marcó a poco más de diez minutos para el final y revivió a un equipo que se veía muerto, sin espacios y sin chances de anotar. Eso los ilusionó, pero la suerte estuvo del lado visitante que celebra su primera victoria en esta Copa Libertadores, y los mantiene con opciones de alcanzar su objetivo: llegar a octavos de final.

Ver video y fotos:

Colo Colo derrotó por 1-2 al Delfín en el precario estadio Jocay de Manta por la cuarta fecha del Grupo 2 de la Copa Libertadores, resultado que saca al Cacique de la última posición de la tabla.

/Escrito por Diego Vega para As Chile

/gap