La NASA ha publicado este miércoles los últimos datos recogidos por el telescopio espacial Kepler sobre el sistema solar de la estrella Trappist-1. Esta se encuentra a 40 años luz de distancia y es importante porque en torno a ella orbitan siete planetas de tamaño parecido a la Tierra y que podrían tener agua en superficie.

El telescopio espacial ha estado observando la estrella entre el 15 de diciembre de 2016 y el 4 de marzo, tal como ha informado la NASA en un comunicado. En ese tiempo ha recogido datos sobre los cambios de brillo que se deben al tránsito (paso) de planetas delante de ella. También ha recopilado importante información sobre la estrella que podría ayudar a entender su actividad magnética. Esta cuestión es fundamental para averiguar si Trappist-1 sufriría o no tormentas solares capaces de acabar con los seres vivos que pudieran vivir en los planetas de su entorno.

La NASA ha anunciado que toda esta información ha sido puesta a disposición de la comunidad científica este miércoles, pero que hasta mayo la información no se habrá procesado y calibrado. Por entonces, los datos serán publicados de nuevo, y se espera que aún aporten más información. Pero consideran que tanto unos como otros ayudarán a los investigadores a programar sus campañas de observación de Trappist-1. Entre estas campañas, han destacado las que desempeñará el gran telescopio espacial James Webb después de su lanzamiento el año que viene.

Sistema solar de Trappist-1
Sistema solar de Trappist-1

Además, se cree que estos datos obtenidos por Kepler permitirán afinar las estimaciones del tamaño de los seis primeros planetas de Trappist-1, y ajustar lo que se sabe sobre la duración de los años y la masa del último, Trappist-1h.

«Los científicos de todo el mundo están deseando aprender todo lo que puedan sobre estos mundos de tamaño Tierra», ha dicho en un comunicado de la NASA Geert Barentsen, miembro del equipo del Telescopio Espacial Kepler en el «Ames Research Center», en California (Estados Unidos). «Para nosotros era una prioridad publicar estos datos en bruto tan pronto como pudiéramos para que los investigadores puedan ajustar sus planes. También nos emociona saber que así permitiremos al público presenciar el proceso del descubrimiento».

Los datos han sido recogidos durante la llamada campaña «K2 12», en la que se ha observado Trappist-1 durante un total de 74 días, el mayor periodo continuo en el que se ha visto esta estrella.

En mayo de 2016, científicos belgas descubrieron tres planetas en el sistema solar de Trappist-1. En octubre, el Kepler estaba listo para comenzar la observación del sistema, que finalmente comenzó en diciembre. El 22 de febrero, los astrónomos anunciaron el hallazgo de cuatro planetas más en Trappist-1, realizado gracias a múltiples telescopios terrestres y al telescopio espacial Spitzer, así como la recopilación de nuevos datos sobre sus masas y órbitas.

/psg