La U no puede con Racing y jugará muy probable la Sudamericana

Los estudiantiles se tendrán que conformar con jugar el otro torneo continental.

23

Un partido clave tenía Universidad de Chile, en busca de la clasificación a octavos de final de Copa Libertadores. Los azules, que venían de una dura goleada 7-0 en contra ante Cruzeiro -que gatilló el despido de Guillermo Hoyos-, necesitaban urgentemente lavar sus heridas ante Racing, pero el puntero del grupo E, hizo valer su jerarquía en Argentina y se impuso por la cuenta mínima, dejando a los nacionales con muy pocas opciones de avanzar.

No fue fácil para los argentinos. Contrario a lo que se pensaba, la U no fue un pasadizo. No se entregó como lo hizo en Belo Horizonte. Esta vez los dirigidos de Valencia jugaron con dignidad, amor propio y, lo más importante, con orden y aplicación. Dos líneas de cuatro a la hora defender y con Ángelo Araos más suelto al momento de atacar. Porque Universidad de Chile no se olvidó del arco rival y generó más de un susto a los hinchas de la Academia, uno de los equipos que, en el papel, es candidato a ganar la Copa.

Todo pudo ser tan distinto para la U en el primer tiempo si Nicolás Guerra hubiera tenido frialdad y precisión. Si en ese carrerón frontal del minuto 42, sin marca, mano a mano contra el arquero Juan Musso, hubiese definido como corresponde. Lamentablemente el joven delantero le pesó la juventud y no supo definir la mejor jugada que tuvieron los azules.

En el segundo tiempo el partido fue más parejo y fue el local quien comenzó a levantar el juego y acercarse al pórtico que defendía De Paul, de gran partido por lo demás. Poco a poco los estudiantiles comenzaron a tirarse más atrás y los dirigidos de Coudet empezaron a inquietar a los azules, quienes se estaban llevando un buen resultado desde El Cilindro, pero en los últimos 10 minutos, el panorama se puso cuesta arriba.

A los 81′, Alejandro Donatti encontró la llave y puso el 1-0 desde un remate de media distancia, y en medio de la celebración, Ricardo Centurión le celebró el gol en la cara a Lorenzo Reyes, quien respondió con un manotazo y sacó la peor parte, siendo expulsado por el juez paraguayo, Enrique Cáceres

La hazaña se hizo imposible, la U cayó. Con dignidad, sí, pero perdió igual. Y con eso se quedó fuera de la Copa Libertadores y sólo se ilusiona con jugar la Sudamericana.

Por Ignacio Soto Bascuñán