Más de 22 mil nombres inscribieron los partidos políticos en el Servel para las elecciones del próximo 11 de abril. Las candidaturas más comentadas son las de los 155 constituyentes que se elegirán por primera vez y serán los encargados de la redacción de la próxima Constitución para Chile. Muchos son los nombres y pactos inscritos, pero algunos de ellos llaman la atención por pertenecer a movimientos sociales que renegaron del Acuerdo por la Paz Social y la Nueva Constitución firmado el 15 de noviembre de 2019 que dio inicio al proceso constitucional. Entre otras de sus consignas están la de derrocar al Gobierno, llamar a la renuncia del Presidente Sebastián Piñera, acabar con el neoliberalismo y fomentar cualquier tipo de marcha y protesta, defender “la primera línea”.

Entre los nombres que destacan como los más “ultra” están la vocera de Ukamau, Doris González; Pablo Sepúlveda Allende, firme defensor del régimen chavista y nieto del ex Presidente Salvador Allende y María Rivera, dirigente del Movimiento Internacional de Trabajadores (MIT). Todos, frecuentes en Plaza Baquedano, en los momentos más complejos del estallido.

También se presentan como candidatos el diputado comunista Hugo Gutiérrez; el dirigente Luis Mesina del movimiento No + AFP, y Mario Aguilar, ex presidente del Colegio de Profesores.

La candidata trotskista

María Rivera, va de candidata al Distrito 8 como independiente por “La Lista del Pueblo”. Rivera es abogada de la Defensoría Popular, organismo que ha defendido polémicos casos como detenidos por ataques al Metro en el marco del estallido social. Y sus llamados a derrocar el gobierno han sido constantes desde el 18-O.

En su biografía de twitter se lee: “Fuera Piñera y todos los corruptos”, además de su cargo como dirigente del Movimiento Internacional de Trabajadores, con quienes tuvo un rol relevante durante el estallido. De hecho social, de hecho, la bandera roja con las letras en MIT se veía recurrentemente en la zona cero de las protestas. El 15 de noviembre de 2019 marcharon para rechazar el Acuerdo por la nueva Constitución, el 10 de enero pidieron la renuncia del Presidente y el 8 de marzo llamaron a una “huelga general hasta sacar a Piñera”.

El MIT recoge las ideas impulsadas por Vladimir Lenin y León Trotski, en esa línea tienen como objetivo “la toma del poder por los trabajadores y el pueblo, única solución para acabar con la explotación y el capitalismo”.

Quien también postula por el Distrito 8 es Mario Aguilar, el ex presidente del Colegio de Profesores, que ha sido un duro opositor de las medidas tomadas por el Gobierno en variadas ocasiones, como el regreso presencial a clases, y es uno de los que criticó fuertemente el Acuerdo del 15 de noviembre.

Durante la franja electoral del Plebiscito el dirigente aparece sosteniendo la foto de los diputados, senadores y representantes de los partidos políticos que durante ese madrugada pactaron un “compromiso con el restablecimiento de la paz y el orden público en Chile” y la realización de un plebiscito para resolver si la ciudadanía aprobaba o rechazaba la redacción de una nueva Carta Magna. “Estos no son los verdaderos protagonistas del proceso constituyente. Estos han llegado a acuerdos entre ellos para acomodarse entre ellos, para defender sus privilegios. El verdadero protagonista es el pueblo”, sostuvo Aguilar, acción que fue criticada por su propio gremio.

El día que se firmó el acuerdo, el Magisterio publicó: “Es un acuerdo realizado según las formas que, precisamente, la ciudadanía ha cuestionado, en la cual los actores políticos más deslegitimados de toda la sociedad se atribuyen una representación que no tienen y determinan una salida “por arriba” a espaldas del pueblo movilizado. La llamada cocina parlamentaria, la cual rechazamos categóricamente”.

El otro dirigente que va de candidato por el codiciado distrito 10 es Luis Mesina, quien se ha hecho conocido por ser el vocero del movimiento No + AFP. Aunque Mesina, junto al movimiento fueron algunos de los que valoraron el acuerdo llegado el 15 de noviembre, aseguró que las movilizaciones no terminarían ahí. Según ha dicho el dirigente, el Presidente “debería hacer un gesto patriota dada su incompetencia y abdicar” para “permitir que asuma alguien que genere un poco más de unidad en el país”.

Mesina es parte, junto a otros movimientos, de la Mesa de Unidad Social. Allí están la Central Unitaria de Trabajadores, la ANEF, la Confusam, la Coordinadora 8M y la Fech, entre otras. Estas organizaciones han tenido un rol activo en el llamado a movilizaciones y paros nacionales desde el 18 de octubre y han convocado a las huelgas generales que coinciden con las fechas donde se han registrado los mayores hechos de violencia en el país.

El polémico diputado Gutiérrez

Por el Distrito 2 postula el diputado del Partido Comunista, Hugo Gutiérrez, quien por ley no puede ir a otro período a la Cámara Baja. Ha protagonizado varias polémicas en su twitter durante sus tres períodos como diputado en el mismo distrito. También ha llamado a adelantar las elecciones parlamentarias y presidenciales.

Una de las controversias más recordadas fue cuando subió a su cuenta un dibujo infantil de una figura que se suponía era el parlamentario disparándole al Presidente Piñera, por el que Chile Vamos presentó un recurso ante el Tribunal Constitucional para destituirlo, pero que finalmente fue rechazado por la entidad. El tweet aun se mantiene en sus redes.

Durante el día de ayer, el diputado volvió a generar polémica publicando una imagen trucada en la que se ve a dirigentes del oficialismo cuando inscribieron a los candidatos en el Servel, acompañados de símbolos nazi. Legisladores de Chile Vamos solicitaron que el diputado pase por la Comisión de Ética y sea sancionado.

Los “amigos” de Maduro

Entre los candidatos a la Convención Constitucional también está Pablo Sepúlveda Allende, quien postula por el distrito 10 en la lista “Movimientos Sociales: unidad de independientes”. Sepúlveda es nieto del ex Presidente Salvador Allende y vivió en Venezuela durante más de una década. De hecho, se muestra como un firme defensor del régimen chavista, iniciado por Hugo Chávez y continuado por Nicolás Maduro. En su biografía de twitter se lee: “Ser allendista y no ser chavista es una contradicción ideológica”.

Sepúlveda Allende ha participado dentro de la estructura administrativa del régimen venezolano como coordinador de la Red de Intelectuales, Artistas y Movimientos Sociales en Defensa de la Humanidad. Una instancia que, como él mismo ha explicado, forma parte del Ministerio de la Cultura en Venezuela.

En sus redes sociales, retuitea muchas de las publicaciones del diputado Gutiérrez en su red social y llama a rebelarse contra el Gobierno, además de pedir la renuncia del Presidente.

Doris González es la vocera del Movimiento de Pobladores Ukamau y se presenta como candidata del Distrito 8 por Comunes. La dirigenta estuvo en Venezuela días después del 18-O y fue presentada efusivamente por el propio Maduro, quien destacó su rol en Ukamau.

En la ocasión, en el escenario bajo la atenta mirada de Maduro, González dijo: “Nos vamos con esperanza porque estuvimos conociendo varias experiencias de los territorios, algunas comunidades donde las representantes y las voceras muestran una construcción real y concreta del poder popular”. Y se dirigió a Maduro como el “Presidente de la Patria Grande”

Ukamau significa “así somos” en aymara y en un principio reivindicó demandas sociales enfocadas en el derecho a la vivienda y cambios en las políticas públicas. Últimamente han expresado su apoyo a movimientos estudiantiles y también al No + AFP, de hecho, también son miembros de la Mesa de Unidad Social.

Fueron protagonistas de las distintas movilizaciones sociales durante el estallido, participando en barricadas y cortes de tránsito e incluso lanzando fuegos artificiales en la zona cero y respaldaron fuertemente la acusación constitucional en contra del Presidente Piñera.

Sobre el acuerdo del 15-N, González ha sido crítica. “No goza de una legitimidad social mayor al pueblo ejerciendo su soberanía y definiendo por sí misma los mecanismos de acuerdo necesarios para la redacción del proceso constituyente, el acuerdo del 15 de noviembre no surgió de un origen deliberativo del Estado, sino como respuesta de una reunión de los partidos a la presión social en la calle”, sostuvo Ukamau en un comunicado.

Por Daniela Bas para El Líbero

/psg