Esta semana, y después de siete años, el gobierno tomó la determinación de retirar las vallas papales que rodeaban el perímetro de La Moneda.

La medida fue celebrada por la intendenta Karla Rubilar quien afirmó que “después de años cerradas al tránsito peatonal, las Plazas de la Ciudadanía y de la Constitución hoy están abiertas a habitantes, turistas y usuarios del Centro Histórico, acercando el Palacio de La Moneda, tras una orden directa del Presidente, a todos los chilenos”.

Sin embargo, esto ya trajo los primeros dolores de cabeza. Es que Carabineros informó de la detención de una joven menor de edad que fue sorprendida rayando una de las murallas del Palacio de gobierno, por la calle Morandé.

Tras ser aprehendida, la menor fue entregada a sus padres