El Departamento de Defensa ha estado investigando durante años reportes sobre objetos voladores no identificados como parte de un programa del que poco se sabía hasta ahora. El que fue su director, Luis Elizondo, considera que no se está investigando lo suficiente y antes de marcharse al sector privado logró autorización para publicar tres videos que revelan lo que vieron algunos pilotos.

Los orígenes del programa, cuya existencia confirmó el Pentágono, fueron revelados públicamente por primera vez por Politico y el New York Times en informes casi simultáneos este sábado.

El programa, puesto en marcha en 2007 con el respaldo del senador demócrata Harry Reid, pasaba desapercibido en el presupuesto puesto que de los 600,000 millones de dólares que recibe el Departamento de Defensa, apenas destinaban 22 millones de dólares al Programa Avanzado de Identificación de Amenazas Aeroespaciales (Advanced Aerospace Threat Identification Program).

El objetivo era identificar, recopilar y analizar una amplia gama de “amenazas aeroespaciales anómalas” que podrían suponer un riesgo para la aviación estadounidense, desde aviones enemigos tradicionales, aviones no tripulados o posibles encuentros con objetos extraterrestres.

RELACIONADO
Representación visual de un ovni sobre una metrópolis.
California es donde más avistamientos de ovnis se reportan en EEUU, según dos expertas

El Pentágono, que no había reconocido hasta ahora el programa, señaló que el programa dejó de financiarse en 2012 puesto que “se determinó que hay otros asuntos de mayor prioridad que ameritan la financiación y se hizo el cambio por el mejor interés del Departamento de Defensa “, dijo un portavoz del Pentágono, Thomas Crosson, en un correo electrónico.

Sin embargo, según revelaron al diario en condición de anonimato algunos funcionarios lo único que terminó fue la financiación puesto que aseguran que siguieron investigando los episodios que les han presentado sus compañeros, mientras que también llevan a cabo otras tareas del Departamento de Defensa.

Las imágenes publicadas muestran objetos en el cielo que se mueven a gran velocidad sin señales aparentes de propulsión que aparecen en el radar de los pilotos militares, que no logran describir de qué se trata.

Sin evaluar el programa, Sara Seager, una astrofísica del MIT, señaló en declaraciones al diario que el hecho de no saber el origen de un objeto no significa que venga de otro planeta o galaxia. “Lo que la gente no entiende a veces de la ciencia es que a menudo todavía tenemos fenómenos que siguen sin explicación”, señaló.

El senador Reid, que se retiró del Congreso este año, aseguró no sentirse “avergonzado” por el programa, según The New York Times. “He hecho algo que nadie ha hecho antes”, dijo.

Amenaza aérea

El Pentágono trabajó en este programa -parte del cual permanece clasificado- con la compañía aeroespacial del emprendededor Robert Bigelow, consultor de Defensa y que actualmente está involucrado en proyectos con la NASA.

Según el Washington Post hay un informe de 490 páginas que describe avistamientos de objetos voladores no identificados en Estados Unidos y en otros países, aunque ni el Pentágono, ni los miembros del programa con los que habló el diario han dicho que hayan encontrado pruebas de que se trate de objetos extraterrestres.

Elizondo, renunció el pasado octubre, como protesta por lo que considera excesivo secretismo y oposición interna a su trabajo.

Antes de marcharse escribió una carta al secretario de Defensa, Jim Mattis, al que cuestionó “por qué no estamos empelando más tiempo y esfuerzos en este asunto”.

Elizondo, que ahora trabaja como consultor para la compañía The Stars Academy of Arts & Scienceconsideró que pasar al sector privado era la mejor forma de continuar el trabajo que no pudo completar como empleado del gobierno, dijo al Washington Post.

</gap