“Se preguntarán que significa vivir con una enfermedad de alto costo, yo les explicaré lo que significa”. Así comienza la potente carta que escribió Constanza Pavez, una joven madre de 23 años que debe enfrentar día a día la realidad de tener que sacar adelante a su pequeña hija de seis meses que padece una costosa enfermedad.

La mujer, quien vive en Rancagua, relata que “en un control de rutina encontramos que mi hija tenía una cantidad importante de líquido amniótico dentro de su cuerpo, esto es conocido comúnmente como hydrops fetal no inmune y ahí comenzó la larga lucha… debido a esto ella desarrolló anemia, y posee una insuficiencia cardíaca completamente hereditaria”.

Tras esto, profesionales de la salud realizaron nuevos estudios y se concluyó que la menor padece de síndrome de Klippel-Trénaunay. “Con esto comenzó el miedo, ya que es una enfermedad extraña, sin un tratamiento definitivo, las personas que la poseen pueden vivir de forma estable ya que se da generalmente en una pequeña proporción del cuerpo, pero mi hija tomó cada una de las ramas de ella afectando sus extremidades inferiores completas”, indica la joven en la publicación.

Tras nacer la bebé y poder llevársela a casa, comenzó un nuevo camino para Constanza en su lucha como madre. “La hemos hospitalizado dos veces ya después de eso acá en Rancagua, esto ha conllevado gastos exorbitantes, es terrible convivir con las llamadas de las casas comerciales, de las clínicas, que todos los días me recuerdan una deuda de casi $40.000.000 que debo pagar para seguir con el tratamiento de mi hija”.

“Es terrible saber que debo invertir cientos de miles de pesos al mes en exámenes, medicamentos, alimentación que no puedo costear, es verdad, muchos pueden decir ‘ser padre es caro’ o ‘quien te mandó a embarazarte’ pero yo no sabía que mi hija se iba a enfermar de un día para otro con algo que tendrá toda su vida y que generará millones más en gastos, no tenía pensado ser madre y mucho menos convivir con UNA ENFERMEDAD DE MIERDA que me está quitando todo lo que tengo y que hace sufrir a mi hija día a día”, expresa.

“Mi hija se llama Magdalena Valentina y posee todos los informes y papeles médicos que acrediten su enfermedad, porque sé que muchos se cuestionan la veracidad de esto… es primera vez que me decido a compartir fotos de ella y nunca pensé que fuera por este motivo… Hoy a sus casi 6 meses ella es la luz de mi vida, mi razón para respirar y mi todo”, culmina la joven.

Cabe mencionar que tras el mensaje, muchas personas han ayudado a Constanza y ella reveló a Publimetro que se siente “muy feliz y agradecida, nunca pensé que le llegaría a tanta gente” la publicación.

De igual manera, insistió en agradecer a todos quienes le han ayudado, indicando que ha podido pagar ya varias cuentas debido a los aportes recibidos, hecho que dejó en claro también al subir una serie de imágenes.

“He pagado varias cuentas más chicas y ya ha bajado parte de la deuda de 40 millones, pero todavía no he calculado cuánto ha bajado ya, ya que he estado pagando”, manifestó.

El mensaje cuenta con más de 15 mil compartidos y 5 mil likes, y al final de la publicación de Facebook aparecen los datos de Constanza por si alguien desea cooperar con ella.

/gap