El médico Santiago Soto es el médico de cabecera de Fernando Karadima, a quien visita una vez al mes en el hogar San José de Lo Barnechea, donde cumple la condena canónica de penitencia y oración por abuso sexual y de poder contra jóvenes en la Parroquia El Bosque de Providencia.

Soto fue entrevistado por LUN, donde explicó que el sacerdote está “extrañado” sobre la situación que afecta a Juan Barros, sindicado como encubridor de sus delitos.

“Él (Karadima) dice que no entiende por qué está en el tapete. Lo encuentra extraño, porque dice que a Barros lo veía poco y que iba casi nunca a la parroquia”, señaló.

Respecto al estado de Karadima, Soto explicó que “está con depresión, diagnosticada por su psiquiatra y por mí, que soy internista. Me ha dicho que se siente solo, triste y angustiado. No se atreve ni siquiera llamar a alguien para contarle su postura, porque él tiene otra visión sobre el tema”.

En cuanto a los delitos por los cuales fue condenado por el Vaticano y que fueron acreditados por la justicia civil, el facultativo expresó que “él siempre me ha dicho que es inocente y ante el sagrario, algo de absoluta solemnidad para un cristiano, me dijo que nunca tuvo relación con menores”.

/gap