Victor Sforzini: La crisis de la DC, los zombis de la politica chilena .

    La DC jugó mucho tiempo con fuego, muchos de sus representantes optaron por mirar para el lado, cerrar los ojos ante diferencias ideológicas abismantes solo por y para seguir disfrutando de los beneficios del poder, en un acto perverso, alienante y suicida.

    193

    Cuando comentábamos las razones por la cual Sebastián Piñera sería elegido presidente de la nación, mencionamos  la profunda crisis de la Nueva Mayoría y en especial de uno de sus integrantes, la Democracia Cristiana, dónde decíamos que la candidatura paralela a la presidencia de Carolina Goic era un intento desesperado por sobrevivir, y que una vez más, porque nuestros análisis han sido certeros, he decidido escribir esta columna, que es el corolario de lo aseverado a través del tiempo por Waldo Mora Longa, ex Diputado de la DC y nuestro Director.

    ¡CHILE SE SALVÓ! ¡CHILE SE SALVÓ!

    • El desgobierno;
    • El egocentrismo exagerado de Bachelet;
    • La falta de probidad aparente o real;
    • Las luchas intestinas al interior de la nueva mayoría por la hegemonía ideológica con una mal pretendida izquerdización de nuestra sociedad;
    • Sumada a  la falta de respeto a las verdaderas necesidades del pueblo, socavaron cualquier posibilidad de la continuidad de la Nueva Mayoría.

    Los miles de chilenos que gritaron ¡CHILE SE SALVÓ! ¡CHILE SE SALVÓ!, en plena celebración del gran logro obtenido por Piñera, el máximo al que un ciudadano puede aspirar, ser el Líder de un país, probablemente no leyeron mi columna, donde señalé que Piñera se había instalado en el “inconsciente colectivo como Salvador” y que, por eso llegaría a la Presidencia la República, sin embargo, de acuerdo a sus gritos, estaban sintonizados por una misma idea.

    Había que salvar a Chile, parece ser la resultante de lo expuesto precedentemente.

    No somos proclives y/o tan inclinados a una sociedad “socialista” o “comunista “polarizada, menos sí ésta se demostró absolutamente incompetente, sobre todo en los dos paupérrimos períodos de Bachelet. Y Chile se “levantó a votar”, a decir en un acto encomiable de madurez cívica no muy común en nosotros, ¡Queremos otro tipo de sociedad, no las que nos han dado hasta ahora, los integrantes de la coalición de centro-IZQUIERDA!, que se veía exacerbada por un discurso errático, “revolucionario” y torpe de Guillier, a quién su ambición de poder le llevó a traicionarse a sí mismo, irrespetando a sus rivales, y por ende, caer muy bajo en cuanto a su discurso, llegando al extremo de intentar emular a Chaves y al “Che Guevara”, algo que debe avergonzarle el día de hoy.

    Es por ello que, desde el término de las elecciones ganadas por nuestro Presidente Sebastián Piñera, hasta el día de hoy, en que, en todos los ámbitos del quehacer político, intelectual y de prensa,  en todos sus medios de expresión, nos encontramos con:

    • La Crisis post elecciones de todos los integrantes de la NM , en tanto y en cuánto a lo colectivo como lo interno a cada cual;
    • Los comentarios;
    • Análisis;
    • Exculpaciones;
    • Culpas;
    • De los porqués:
    • De la gran diferencia histórica lograda por la derecha en estas elecciones.
    • Y de por qué se perdieron las elecciones a pesar de todo el aparataje comunicacional y político desplegado para evitar el triunfo de Piñera.

    Debido a los cientos de pedidos que he recibido de que escriba un análisis al respecto, analizando las razones por la cual Piñera fue electo Presidente de la República, con la diferencia abismante impensada para la mayoría, pero, anunciada en mi columna, más la crisis que está demoliendo los cimientos del otrora gran partido de la política chilena, me han llevado, a definir algunas razones expuestas en esta columna y que dejo a vuestra consideración.

    MEJOR QUE LO VEAS UNA VEZ A QUE TE LO CUENTEN MIL VECES

    En mi columna https://www.radiosantiago.cl/archivo/34351 encontrarán las explicaciones previas a las elecciones, de las cuales, algunas hasta el día de hoy son confirmada por los representantes públicos de la Democracia Cristiana en la voz de sus:

    • Diputados;
    • Senadores;
    • Dirigentes más emblemáticos

    LAS CAUSALES (Algunas)

    BACHELET

    Dotada de un ego poco común, en un intento de auto rescatarse de sus conflictos y fracasos, malas decisiones políticas y de su ideologismo exacerbado, inició su propia lucha por recuperar terreno utilizando y aprovechándose del servilismo de muchos de sus “incondicionales espinitas”, sin darse cuenta que el peor favor que le hacía a su coalición era involucrarse en la campaña. ¿Quién excepto alguien con un egocentrismo desmedido, (para el vulgo narcisismo) puede creer ser factor de triunfo con tan alto índice de rechazo y considerada la causante de la crisis de nuestro país? Solo ella.

    TODOS CONTRA PIÑERA

    Una vez, analicé lo sucedido con la guerra de los cafés en Chile en la década de los 80. La publicidad de la marca que quería introducirse atacaba sin tregua a su competencia. ¿Quieren saber qué pasó? ¿Quién ganó? Pues la marca atacada vendió más café que nunca en esa época.

    Los ingeniosos y tremendamente creativos que dieron la orden de “hay que destruir la imagen de Piñera”, no entienden nada de la psicología del chileno.

    EL FRENTE AMPLIO

    Ideológicamente “indefinido”, ya que transita entre una izquierda dura y una                        ”conservadora”, el frente amplio afectó a la Nueva Mayoría, quién una vez más, no supo “leer” ni entender, en lo que supuestamente son expertos, las necesidades e inclinaciones del “pueblo”.

    Beatriz Sánchez, fue y es la cenicienta de nuestra política, y eso lo demuestra el hecho concreto que su votación fue mayor a la del frente amplio.  Muchas (os) se vieron reflejados en ella, y por supuesto, su formación profesional la demostró con creces al explotar emocionalmente las sensaciones de la gente.

    Transmitió  que era un sueño estar ahí, como si lo que estuviera en disputa no fuera la Presidencia de la República sino más bien, la realización de un sueño, y supo “embrujar” seducir y cautivar. Lo ideológico quedó tramposamente fuera de contexto.  

    Sin embargo, nadie ha realizado el análisis de cómo y por qué un movimiento emergente con una candidata sin peso específico, pudo ganar en la votación de chilenos en distintos países. Un aviso para la política tradicional. ¿Puede hablarse de desencanto de quienes no viven en Chile?

    PARTIDO COMUNISTA

    Es ya parte de nuestro quehacer político que el PC, una minoría, en todos los aspectos, se está aprovechando de las debilidades de sus “socios” políticos, que no son otras que sus ambiciones de poder perpetuo, para, determinar las pautas y los caminos que deben recorrer los partidos de la Ex Concertación; ex Nueva Mayoría y ex……

    Su lenguaje agresivo, dominante, hegemónico, más su firmeza inquebrantable, y debemos reconocer, -ser el único partido de la izquierda chilena y sus aliados con una línea ideológica definida-, le ha dotado de un poder impensado para una minoría tan clara en nuestro acontecer político, algo que a las claras habla de la poca capacidad de liderazgo de los partidos de la Nueva Mayoría, que como ya he señalado, queda claramente determinado con la elección de su representante  y candidato a la presidencia de un “independiente”.

    Sin embargo, su falta de respeto por sus “socios” es rayana al suicidio político, verbigracia, Guiller y sus saludos de extrema izquierda, “che Guevara y Cía., limitada. Le faltó tan solo la metralleta y el puño en alto para ser lo más patético y degradante de  político chileno alguno en los últimos cuarenta años.

    LA DEMOCRACIA CRISTIANA

    Llegamos al tema central, la tremenda crisis de la DC. Dijimos en nuestra columna que los dirigentes que optaron por el camino propio eran los verdaderos DC., que entendían plenamente el juego de la política, que sabían que era una medida desesperada, quizás extemporánea, pero que era la única que podían tomar de acuerdo a la izquerdización de la NM y  el menosprecio y falta de respeto con que se estaba mirando al partido por parte de sus socios políticos.

    Todos los discursos, análisis y posturas post elecciones no hacen sino darnos la razón, al quedar expuesto a la “opinión pública” como estamos ante un partido que está luchando por sobrevivir, por no desaparecer y /o no ser tragado por sus “socios” políticos.

    Desde mi infancia, en una familia dónde se respiraba la política, recuerdo las adjetivaciones y el menosprecio que existía por la Democracia Cristiana, al ser definido como un partido acomodaticio a las circunstancias.  Una vez más el tiempo nos ha dado la razón, la DC se está desangrando. Está grave, muy grave.

    De ésta situación, creo que todos debemos aprender  que no hay nada más terrible que:

    • Perder el norte propio para perpetuarse en el poder;
    • Ceder lo más sagrado que posees, tu dignidad;
    • Tus propios valores, tu marco ideológico referencial;
    • Tu postura como ser humano ante la vida y peor aún;
    • Ser derrotado, quedando como se dice en jerga popular, “sin pan y pedazo”

    La DC jugó mucho tiempo con fuego, muchos de sus representantes optaron por mirar para el lado, cerrar los ojos ante diferencias ideológicas abismantes solo por y para seguir disfrutando de los beneficios del poder, en un acto perverso, alienante y suicida.

    Estamos ad portas de ver pasar su cadáver, pero con la tremenda contradicción de que son muertos en vida, la DC, hoy por hoy, los primeros Zombis de la política chilena.

    Señores, espero aprendan la lección y entiendan de que no es bueno traicionarse a sí mismos. Lo curioso de todo esto, es que veremos a los traidores ideológicos, aquellos que renegaron de sí mismos y de venderse al poder,  acusar de traidores a los verdaderos DC. Mis respetos a Jorge Burgos y a todos aquellos que han privilegiado los valores que les representan por cualquiera otra consideración, y por supuesto, ante toda esta crisis se agranda la imagen de Waldo Mora Longa.

    Por Víctor Sforzini